El filólogo y prehistoriador Jorge María Ribero Meneses sostiene que los vascos son los habitantes más antiguos no sólo de España sino de todo el continente europeo, y que el euskera actual es la evolución del idioma más viejo del mundo, que en su día estaba generalizado en todo el norte de la península ibérica.

Así lo demuestra en su libro "El verdadero origen de los vascos: la primera Humanidad", que será presentado mañana en el Centro Cultural Koldo Mitxelena de San Sebastián.

Según Ribero Meneses, "Cantabria y Euskadi siempre han sido lo mismo, como demuestran numerosos mapas y documentos de la antigüedad, pero el historiador y teólogo Enrique Flórez, en el siglo XVIII, se empeñó en dejar fuera a los vascos, defendiendo a base de disparates que sólo los santanderinos eran cántabros, y tuvo éxito".

Cantabria y Euskadi siempre han sido lo mismo, como demuestran numerosos mapas y documentos de la antigüedad

Bases del independentismo

De esta manera, dijo, sentó las bases para el origen "del independentismo, la violencia y el radicalismo que hoy sufrimos", ya que "creó un grave problema de identidad a los vascos, que hasta entonces se enorgullecían de su origen común".

Los estudios filológicos, toponímicos, arqueológicos y, recientemente, genéticos apoyan las teorías de este autor que desde 1984 viene postulando la zona cantábrica como el lugar donde se desarrolló la primera Humanidad inteligente.

Ribero Meneses asegura que la "orfandad" en que quedaron los vascos, tras desvincular su origen del cantábrico, llevó a desarrollar "todo tipo de teorías, a cual más abracadabrante, sobre de dónde venían, que si del Cáucaso o del Norte de África; son dislates que se alimentaron hasta ayer mismo porque hoy existen pruebas científicas que rebaten estas barbaridades".

Estudios de ADN

Entre ellas, los estudios de ADN publicados en 2003 según los cuales tres cuartas partes de los europeos provienen de una población específica del norte de España, o los que en septiembre de 2006 demostraron que todos los habitantes de las Islas Británicas eran originarios también de la costa cantábrica.

Para Ribero Meneses, fueron los antiguos griegos y romanos quienes "reescribieron la Historia haciendo nacer de ellos, que no eran sino descendientes de españoles, el arte, la cultura, la democracia y toda la civilización".

Este erudito afirma también haber localizado los vestigios del primer santuario o templo de carácter oracular que ha existido en el mundo, ubicado en la Bahía de Santander.

Se encontraría en la finca hoy conocida como de Campo Giro o La Remonta, hasta ahora propiedad del ministerio de Defensa, pero que "el gobierno de Cantabria quiere destruir para levantar una serie de bloques inmensos de pisos y por eso estoy en una batalla legal contra él desde hace dos años y medio", dijo.

Una de las pruebas que, según Ribero Meneses, demuestran la importancia del yacimiento arqueológico que, a su juicio, oculta La Remonta, es una escultura de un dios Poseidón que fue encontrada allí y que es "la más importante de España, por sus características; incluso más importante que la Dama de Elche".