Los primeros 60 minutos tras un accidente de tráfico son claves para salvar al herido porque es durante la conocida como ‘hora de oro’ cuando se producen el 75% de las muertes. Un sistema que ayudará a reducir esta cifra es la llamada automática de emergencia o sistema eCall, un gran avance en el mundo de la automoción que será obligatorio en todos los vehículos que se fabriquen en la Unión Europea a partir del 31 de marzo de 2018.

Esta iniciativa de la Comisión Europea, en la que también participa el RACE, tiene como objetivo reducir los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia. Se estima que ayudará a salvar 2.500 vidas al año. Su utilización es tan importante que muchos fabricantes ya lo ofrecen en algunos de sus modelos.

¿Cómo funciona el eCall?

Cuando ocurre un accidente pueden suceder dos cosas. Por un lado, que algún ocupante esté consciente y pueda pulsar manualmente el botón de llamada de emergencia o, por otro, que tras el impacto el conductor o pasajeros no estén en condiciones de hacerlo. En este caso el sistema se activa de forma automática poniendo en contacto el vehículo con el Centro 112.

De forma rápida el eCall informa al centro de emergencias de que se ha producido un accidente y de los datos básicos del mismo, como son la posición del vehículo, la hora del accidente, tipo de vehículo, bastidor y estado de los ocupantes. Un operador del número de emergencias 112 podrá ponerse en contacto con el interior del habitáculo para saber si algún herido responde o todos están inconscientes. En España el eCall contactará directamente con el Centro de Gestión de Tráfico de la Dirección General de Tráfico (DGT) en Madrid y será éste quien transfiera los datos al servicio 112.

Este avanzado sistema de llamada automática de emergencia se activa a través de los mismos sensores que disparan el airbag. ¿Y cómo se transmite la información? Depende del fabricante, pero por lo general se realiza a través de un sistema integrado en el vehículo o accediendo al teléfono móvil vinculado por Bluetooth con el sistema de audio del coche y para el que se suele necesitar una tarjeta SIM.

Aquí tenemos un claro ejemplo de lo que la conectividad en el coche puede hacer por la seguridad de las personas que lo ocupan. Según datos de Bosch, uno de los mayores proveedores de tecnologías de automoción y que cuenta con su propio centro de gestión de llamadas de emergencia, el eCall permite reducir los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia en un 50% en las zonas rurales y en un 40% en las zonas urbanas.