A la segunda va la vencida. "A ver si formáis Gobierno, que estoy deseando ir". Eso le dijo en abril el presidente de EE UU, Barack Obama, al ministro de Exteriores español, José Manuel García Margallo, en una cena en la Casa Blanca. Ya tenía previsto un viaje para julio, pero decidió ponerlo en stand by a la vista del bloqueo político. Un mes después de aquello, se convocaban nuevas elecciones generales.

Sin visos aún de un pacto que garantice que La Moncloa vaya a tener inquilino, Obama no quiere esperar más. El sábado llega a Sevilla. La visita se anunció antes del referéndum del brexit y sus ejes son la defensa y la seguridad y la economía. El presidente estadounidense pasa antes por Varsovia, donde se celebra una Cumbre de la OTAN. Nunca había estado en España como presidente; de hecho es el primer jefe de Estado de EE UU que viene en 15 años.

¿Por qué ahora?

Obama está de salida. El próximo 8 de noviembre hay elecciones en EE UU y el presidente quiere afianzar las relaciones bilaterales reforzadas en estos últimos años con España (atrás quedó la etapa Zapatero-Bush), el "único país grande de Europa" que todavía no ha visitado, según Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional de la Casa Blanca. En 40 años ningún presidente de EE UU ha dejado el poder sin aterrizar antes en nuestro país.

En los últimos ocho años, se han producido entre EE UU y España numerosos contactos y acuerdos. Sí que nos han visitado, entre otros, el secretario de Estado, John Kerry, y el de Defensa, Ashton Carter, ambos en 2015; la Secretaria de Estado Adjunta para Asuntos Europeos, Victoria Nuland, y el Secretario de la Armada, Ray Mabus (2014); e incluso Hillary Clinton, predecesora de Kerry y aspirante a presidenta, en 2011.
 
Mariano Rajoy, por su parte, estuvo en Washington en 2014, año en el que Obama incluyó al rey Felipe VI entre los cuatro únicos dignatarios del mundo con los que se reunió durante la Asamblea General de Naciones Unidas. Los reyes de España realizaron una visita oficial a EE UU el año pasado, acompañados por García Margallo.

Agenda apretada

Obama aterrizará el sábado por la tarde en el aeropuerto de San Pablo (Sevilla), donde será recibido por el rey Felipe VI y la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, en quien Rajoy ha delegado a última hora. Será a las 23.30 horas. Según El País, se han reservado habitaciones en el hotel Alfonso XIII.

El domingo por la mañana, el rey y Obama darán un paseo por el centro histórico de SevillaEl domingo por la mañana, el rey y Obama darán un paseo por el centro histórico de Sevilla. Se prevé que visiten algún monumento emblemático, como los Reales Alcázares. No se sabe dónde almorzarán, aunque por la tarde el rey ya no estará con él. Obama aprovechará para ir a la base naval de Rota, en Cádiz, donde saludará a las tropas y visitará uno de los destructores. En principio, Obama dormirá en Madrid.

El lunes, el presidente será recibido por el rey y por Rajoy. Con él hablará de la situación política en España y EE UU (y los procesos electorales de ambos países), del brexit y sus efectos, la amenaza global de Estado Islámico y otras cuestiones puramente bilaterales. Después, los reyes ofrecerán un almuerzo en el Palacio Real. Acudirán, entre otros, Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, además de representantes de la política, la empresa y la cultura.

Los jefes de Estado pronunciarán sendos discursos en un brindis. No se descartan encuentros bilaterales con los líderes de PSOE, Podemos y Ciudadanos. Por la tarde, Obama tiene previsto otro acto con jóvenes emprendedores.

Defensa y seguridad

Son áreas de trabajo y colaboración claves en las relaciones bilaterales. La visita de Obama se produce un año después de la firma entre ambos países para convertir Morón de la Frontera en base permanente para operaciones en África, el Mediterráneo y otras regiones, con una Fuerza de Respuesta a Crisis y una presencia permanente de 2.200 militares y 500 civiles estadounidenses, así como una veintena de aeronaves.

En la base de Rota, además, entre 2014 y 2015 se desplegaron los cuatro buques destructores estadounidenses que forman el escudo antimisiles de la OTAN, incluidos unos 1.200 marines. En total se calcula que en esta base, tanto por su actividad española como estadounidense, tiene un impacto directo y directo en la zona de 600 millones de euros. Pese a ello, el municipio sigue demandando compensaciones por conceptos como la exención del pago impuestos como el IBI de instalaciones no militares en la base. Los trabajadores españoles de la base se quejan también de la pérdida de empleos.

IU ha lanzado un llamamiento a participar en las movilizaciones previstas contra la visitaEE UU ha agradecido en los últimos tiempos, por otro lado, la participación de España en la coalición contra Estado Islámico; militares españoles forman actualmente a los iraquíes dentro de la coalición internacional con 300 efectivos en la localidad de Besmayah. En la Cumbre de la OTAN en Varsovia coincidirán este viernes con Obama el presidente Rajoy, García Margallo y el ministro de Defensa Pedro Morenés. España ratificará su compromiso con la Alianza. Este año lidera la agrupación naval de la OTAN y mantiene desplegada una batería antimisiles en Turquía.

La amistad militar entre EE UU y España no gusta a todos. IU ha lanzado un llamamiento a participar en las movilizaciones previstas contra la visita de Obama, ante la que ha expresado su "absoluto rechazo" por considerar que el líder estadounidense representa "lo peor de las políticas belicistas y de injerencia". Las Marchas de la Dignidad han convocado para el domingo una protesta frente a la embajada de EE UU en Madrid.

Inversiones y crecimiento

En cuanto se anunció la visita de Obama, la embajada estadounidense en Madrid puso de relevancia que España es el noveno país inversor "y uno de los de más rápido crecimiento en Estados Unidos". Según las cifras de la delegación que dirige James Costos, la inversión directa de España en EE UU es de casi 60.000 millones de dólares (54.000 millones de euros) y 81.000 estadounidenses trabajan en filiales de empresas españolas.

Por otro lado, dicen, EE UU "es ahora el mayor inversor extranjero en España". Según datos la Secretaria de Estado de Comercio, la inversión estadounidense en España en 2015 se situó en 435.140 millones de euros. Precisamente sobre inversiones y startups hablará Barack Obama el próximo lunes en Madrid con algunos participantes de la segunda edición del foro IN3, celebrado en junio. En España hay una fuerte presencia de empresas estadounidenses, con nuevas inversiones de compañías automovilísticas, de altas tecnologías, petroquímicas y turísticas.

El dilema del 'brexit'

La decisión de los británicos de salir de la UE ha generado mucha incertidumbre a nivel mundial y repercute directamente a las relaciones entre EE UU y Europa, ya que Reino Unido hacía hasta ahora de puente. Según ha explicado a Efe Carles Castello-Catchot, investigador del Atlantic Council de Washington, "EEUU va a tener que pensar ahora quiénes son sus aliados porque "de facto" pierde su voz en el Consejo Europeo".

Así, se abriría una oportunidad para que potencias de medio tamaño como Italia, España o Polonia den un paso al frente para rellenar el vacío británico. "Ciertamente sería deseable, ya que si no, Alemania continuaría dominando aún más ante la debilidad de Francia en el futuro próximo", según Jacob Kirkegaard, investigador del centro de estudios Peterson Institute of International Economics, con sede en Washington. No obstante, en las instituciones europeas hay quien recuerda que España ha perdido mucho fuelle e influencia.

La educación y el idioma

La embajada de EE UU en Madrid también ha explicado que cada año más de 26.000 estudiantes estadounidenses eligen España como destino de estudios y más de 6.000 estudiantes y profesores de español participan en programas de intercambio educativo en Estados Unidos. "Desde su creación hace más de 50 años, la Comisión Fulbright ha otorgado becas a más de 7.000 personas de nuestros dos países", añaden.

El Instituto Cervantes reveló el año pasado en un estudio que en EE UU hay 36,3 millones de hispanohablantes (con dominio nativo); en 2050, ese país "será el primer país hispanohablante del mundo", apuntan.

Otros temas

EE UU y España también han tenido en su agenda compartida, además de la alianza en la OTAN, temas como la cooperación en Afganistán, el Norte de África y el Sahel y Latinoamérica. Por otro lado, hace unos días la primera dama de EE UU estuvo en España y dio una charla para hablar de su proyecto Let Girls Learn (Dejemos que las niñas aprendan) ante 500 escolares y universitarias sobre la importancia de la escolarización.

Por último, hay que recordar también que John Kerry firmó en 2015 una declaración de intenciones sobre la limpieza de tierra contaminada en la localidad española de Palomares tras el accidente nuclear de 1966, una firma que se ha considerado de gran importancia histórica.