Esta Orden contempla la subvención del cien por cien del coste de la vacuna para los ganaderos integrados en Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera y del 50 por ciento para aquellos ganaderos no integrados.

"De este modo, se realiza un apoyo importante a los ganaderos afectados por las zonas de influencia de la enfermedad", han asegurado desde el departamento que dirige Milagros Marcos.

En Castilla y León la zona de vacunación obligatoria se concentra en las comarcas del sur de la provincia de Ávila (Arenas de San Pedro, Cebreros, El Barco de Ávila, Las Navas del Marqués, Navaluenga, Candeleda y Sotillo de la Adrada) y de Salamanca (Béjar y Sequeros).

Desde la Consejería de Agricultura han destacado que la vacunación preventiva supone también una garantía para el movimiento de ganado de las zonas de restricción dado que la Unión Europea establece una serie de restricciones al movimiento y exige chequeos previos en caso de que los animales no estuvieran vacunados.

Además, han recordado que la vacunación es la "principal herramienta de lucha" frente a la enfermedad al reducir el riesgo de difusión al resto de la ganadería de Castilla y León.

La lengua azul es una enfermedad vírica transmitida por mosquitos que afecta a rumiantes (ovino, caprino y bovino). Las mismas fuentes han recordado que no existen riesgos para la salud pública asociados a esta enfermedad, "aunque sí graves restricciones comerciales para los animales y productos de origen animal de las zonas afectadas. Además en ganado ovino produce grave sintomatología clínica".

Por eso, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ante la aparición, en el año 2014 de 410 focos de lengua azul en las comunidades de Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha, ha publicado varias órdenes ministeriales que obligan a la vacunación de forma obligatoria frente a lo serotipos 1 y 4 de esta enfermedad.