Los restos humanos, en avanzado estado de descomposición, estaban divididos entre el cráneo por un lado y el tronco por otro, y la hipótesis que manejan los agentes, que este viernes siguen con la inspección ocular por la zona, es que los 'petates' fueron tirados desde lo alto del puente.

Aunque la localización del cadáver se vio favorecida por un pequeño incendio de rastrojos generado en la ladera que obligó a desalojar una vivienda y varios coches, desde la Policía Nacional descartan cualquier vinculación con los hechos.