Al procesado, de iniciales D.M.M.L., se le atribuye un delito contra la salud pública en su modalidad de tráfico de estupefacientes gravemente nocivos, por el que será enjuiciado el próximo 14 de julio en la Sección Segunda de la Audiencia Provincia de Granada.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a la fiesta de la primavera que se celebraba en el 'botellódromo' el viernes 20 de mayo de 2015, cuando el procesado fue interceptado con motivo del despliegue se seguridad en el recinto.

Concretamente, fue a las 23,50 horas cuando el acusado fue identificado por una dotación policial portando debidamente ocultas una bolsa de plástico con una pequeña cantidad de marihuana además de nueve envoltorios plásticos en forma de las llamadas 'papelinas' o monodosis de una mixtura de sustancias gravemente nocivas a la salud.

Su pretensión, según el fiscal, era la de destinar una y otras a su distribución y venta entre terceros con "evidente y manifiesto desprecio de la salud ajena" y aprovechando el entorno de ocio y tumulto de los momentos.

Le fueron intervenidos 60 euros en efectivo procedentes de ventas logradas en los momentos inmediatamente anteriores con 1,61 gramos de cocaína, MDMA y marihuana, cuyo valor ilícito habría alcanzado los cerca de 190 euros. Además, el fiscal advierte de que "para evitar y eludir la incautación material de la droga", el acusado ingirió parte de las papelinas consumiendo su contenido.