Un 60% de los británicos cree que la situación económica empeorará en los próximos doce meses, frente a un 46% que opinaba así en junio, lo que supone la mayor caída de la confianza del consumidor en más de veinte años, según un estudio divulgado hoy por la consultora GfK.

De acuerdo con los datos del llamado "Barómetro de la confianza del consumidor", recabados tras el voto favorable al "brexit", la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), del 23 de junio, un 33% opina que los precios subirán en los próximos doce meses, comparado con un 13% el mes pasado.

Paralelamente, un estudio sobre ventas en el sector minorista de la consultora BDO revela que el voto favorable a la salida de la UE tuvo un impacto inmediato en los comercios, que sufrieron "su peor mes de junio en diez años".

Las ventas bajaron en general un 8,1% después del plebiscito, comparado con el incremento del 3,8% que habían experimentado a principios de junio, comparado con el mismo mes de 2015.

Estos resultados suponen la mayor caída de la confianza entre los consumidores del Reino Unido desde 1994

Los analistas alertan del efecto perjudicial que tendrá para los comercios si la libra esterlina continúa devaluándose, pues ello encarecerá las importaciones e impulsará al alza los precios.