Una reforma, ha subrayado, "que beneficia a interinos, a los ayuntamientos y al sostenimiento de las cuentas públicas".

Por lo que espera que éste "sea un primer paso en una nueva dirección donde seamos capaces de hacer lo que la gente pide de nosotros, que es que nos entendamos en lo importante y nos dejemos de enfrentamientos dialécticos, estériles, que al final no sirven para nada".

Lo importante, ha resaltado, "es lo que interesa a la gente de la calle, el empleo, el agua, la educación, las infraestructuras, el modelo de financiación, la sostenibilidad de la sanidad o el futuro de los jóvenes".

Por lo que "pongámonos de acuerdo, dejémonos de enfrentamientos y postureo político para determinadas escenas" pues, ha finalizado, "la gente necesita ver que los políticos estamos en lo que hay que estar".