Los agentes intervinieron 248 plantas en diferentes estados de crecimiento y comprobaron que el interior estaba distribuido en ocho aposentos, cada uno destinado a una parte del proceso para conseguir marihuana: desde la germinación de las plantas hasta el secado, han informado los Mossos d'Esquadra este viernes en un comunicado.

El almacén estaba perfectamente habilitado para realizar cultivos intensivos, con un sistema de ventilación, riego y alumbrado para facilitar el crecimiento de las plantas.