Foodwatch, la agencia alemana de seguridad alimentaria, ha publicado una investigación en la que alerta de que productos de tres firmas de chocolate contienen sustancias que son posibles agentes cancerígenos, informa el diario The Local.

Se trata de hidrocarburos aromáticos derivados de aceites minerales, un producto que es un posible cancerígeno. Al parecer, las sustancias se concentrarían en el envase y se traspasarían al chocolate.

Los productos señalados son las barritas Kinder Riegel (de Ferrero), Fioretto Nougat Minis (de Lindt) y Sun Rice Classic Schoko Happen (de Rübezahl). Foodwatch ha pedido que las marcas retiren los productos señalados, pero las empresas se han negado. Pese a que esta agencia asegura que las cantidades de estos agentes son "inaceptables", la Asociación de Confitería Alemana dice que no hay ningún riesgo para la salud.