El delegado territorial, Juan Eugenio Ortega, ha realizado este viernes una visita a este enclave, donde, además, ha procedido a entregar el acta de final de las obras a la alcaldesa pedánea, Isabel Piñar.

Este vertedero se utilizaba para el depósito de residuos de la construcción y demolición hasta 2015, con lo que estos son en su mayoría de carácter inerte. "Había que proceder a la clausura y sellado de esta instalación para dar cumplimiento a la normativa europea, con lo que, además, podemos recuperar un espacio para el ocio y disfrute de la ciudadanía, en este caso, más de 2.200 metros cuadrados", ha subrayado Ortega.

Con carácter previo a los trabajos, se procedió a la recogida y transporte con medios mecánicos de los voluminosos presentes en el área de actuación.

El siguiente paso se centró en la adecuación de los residuos y la estabilización física del vertedero, con el objetivo de proporcionar la topografía adecuada para asegurar la estabilidad geomecánica y para facilitar la evacuación de las aguas de escorrentía y la ejecución de las capas de sellado de los residuos, que se realiza con inertes del propio vertedero para eliminar cualquier irregularidad del terreno.

A continuación, se acometió la barrera impermeable como paso previo a la instalación de la capa de terreno para soporte de vegetación. Por su parte, el control de las aguas superficiales y de escorrentía se ha realizado mediante una cuneta revestida de hormigón, que las encauzan adecuadamente y son conducidas a su cauce natural.

Finalmente, para poder realizar el control de posibles afecciones a las aguas subterráneas del entorno del vertedero, se han instalado tres piezómetros sobre terreno natural, uno aguas arriba del vertedero en la dirección del flujo de las aguas subterráneas entrantes, y dos aguas abajo en la dirección del flujo saliente.

Por último, los trabajos de revegetación han consistido en la plantación de diferentes especies arbustivas y arbóreas en la totalidad de la superficie sellada del vertedero.

Así, se han plantado especies típicas del bosque mediterráneo, plantando un total de 152 árboles, de los cuales son 62 pinos, 20 coscojas, 20 quejigos, 25 almendros y 25 cerezos, y 260 arbustos, de ellos 24 son aladiernos, 24 endrinos, 24 cornicabras, 24 durillos, 24 retamas, 24 romeros, 24 majuelo, 24 aulagas, 24 madroños, 24 lentiscos y 20 tomillos.

Además, se ha acondicionado una zona de aparcamientos y se ha ejecutado un mirador con dos mesas de merendero y una barandilla de protección de madera.