La actuación, que ha supuesto una inversión de 18.000 euros, supone una mejora directa en la calidad del subministro eléctrico de 2.500 clientes de nueve localidades del Alt Empordà e indirectamente a toda la red de media tensión de la comarca.

En la intervención, realizada en los municipios de Darnius y Llers y en la que se ha utilizado un helicóptero para trabajar en las zonas a las que no se puede acceder con vehículo, se han sustituido cuatro soportes de dos líneas de 25kV por otros más resistentes.