Durante su participación en el curso de verano 'Entrenamiento y preparación integral del futbolista', que se celebra desde este jueves dentro del programa estival de la Universidad Pablo de Olavide, en Carmona, Calero ha mantenido que "las patologías musculares por excelencia suelen ser la contractura o la sobrecarga, o bien, los distintos grados de roturas fibrilares que, dependiendo de la cuantía de la lesión, se clasifican por grados, desde grado uno a cuarto".

Con motivo de su conferencia 'Prevención de lesiones musculares', el medico deportivo se ha referido a muerte súbita en el deporte y ha expuesto que "hay alrededor de un 15 por ciento de fallecimientos por muerte súbita en los que no somos capaces de saber qué la ha producido". Sin embargo, también aporta algo de luz explicando que "con los controles médicos rutinarios que se suelen hacer en los deportistas, se detectan mucha enfermedades ocultas y, de este modo, evitan aumentar el número de muerte por esta causa".

En el marco de la conferencia también ha explicado cuáles son las medidas que pueden ayudar a los deportistas a prevenir dichas patologías y ha defendido que "se debe trabajar diariamente para prevenirlas y que, en ocasiones, confluyen tantos factores que es muy complicado prevenirlas".

Así, explica que hasta el estrés mental condiciona: "El músculo recibe información del sistema nervioso periférico, pero a su vez, viene inducido por el sistema nervioso central, por lo tanto si en alguno de los dos sistemas vemos alteración, indudablemente, influye. Si la persona no tiene ningún rango de estrés mental y tiene un descanso placentero, la capacidad de recuperación del músculo se multiplica por dos".

Además, Calero se ha referido a la importancia del control de peso en deportistas, ya que "si una persona está dentro del peso diana, considerado como peso idóneo, tiene la capacidad de poder explotar sus cualidades físicas y multiplicarlas".

Además, el médico aclara: "No hay que olvidar que la potencia no va vinculada a la carga del peso, sino que va directamente relacionada con la optimización del mismo".

En referencia a los requisitos que debe cumplir un futbolista para evitar lesiones musculares ha argumentado que lo más importante es el perfecto estado de actitud agonista y antagonista, es decir, que no haya un grupo muscular que esté más presente que otro para una misma función; y, en segundo lugar, tener la capacidad de tiempo de recuperación para no acumular fatiga".

Además, el especialista en medicina deportiva ha explicado que "hay épocas del año en las que suelen existir picos donde son más frecuentes dichas lesiones, como por ejemplo enero y febrero".