Así lo ha explicado la consejera de Cultura y Turismo, Josefa García Cirac, quien antes de presidir la constitución de la Mesa ha asegurado, en declaraciones a los medios de comunicación, que el primer proyecto de este órgano se centra en la elaboración de una estrategia conjunta de promoción nacional e internacional del turismo gastronómico.

El documento será compartido con los componentes de la Mesa a fin de que aporten ideas, iniciativas y proyectos que configuren la Estrategia de promoción de la gastronomía de Castilla y León a corto, medio y largo plazo y que persigue posicionar la Comunidad entre los principales destinos de turismo enogastronómico tanto en España como a nivel internacional.

En la sesión celebrada este viernes, según García Cirac, estaba también prevista la presentación del trabajo de colaboración de las cinco Rutas del Vino Certificadas de Castilla y León como modelo de participación público-privado, en el que están implicadas las administraciones y el sector empresarial.

La Mesa está conformada por representantes del sector gastronómico y enológico como propietarios de establecimientos de restauración "de reconocido prestigio", por las instituciones y por las rutas certificadas del Vino. En concreto, está presidida por la consejera, María Josefa García Cirac, a quien acompañan como vicepresidentes primero y segundo el secretario general de la Consejería, José Rodríguez Sanz-Pastor, y el director general de Turismo, Javier Ramírez, respectivamente.

Asimismo, como vocales titulares participan el secretario general de la Consejería de Agricultura y Ganadería, Eduardo Cabanillas; Julián Duque, de la Federación de Empresarios de Hostelería; Isabel Álvarez, de Eurotoques Castilla y León; César Boal, de los Maestres de Cocina; Luis Miguel Rodríguez, de Asadores de Lechazo de Castilla y León; Pablo Martín, de la Asociación de Asociaciones de Sumilleres de Castilla y León; Fátima Pérez Andrés, de la Asociación de Mujeres Cocineras 'Entretantas'; Julio Valles, de la Academia Castellana y Leonesa de Gastronomía y Alimentación; Alberto Espeso, de la Asociación de Profesionales de Sala de Castilla y León; Luis Carlos Martín Sanz, de la Asociación de Barmen España; José Luis Bellido, de la Federación de Casas Regionales de Castilla y León; Miguel Ángel Gayubo, de la Ruta del Vino Ribera del Duero, y Blanca Arévalo y Benigno Garrido, de la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes de Castilla y León.

Como expertos forman parte de la Mesa Cándido López Cuerdo, Pedro Mario Pérez, Elena Lucas, Ángel Moretón y Fernando Martínez Peña.

82% DE VISITAS A RESTAURANTES

La consejera ha enmarcado la nueva Mesa de la Gastronomía en la apuesta por la promoción y dinamización que, de la mano del sector, se lleva a cabo en el ámbito del turismo de Castilla y León, comunidad que cuenta con 65 figuras de calidad, un recetario compuesto por 12.000 recetas y doce denominaciones de origen protegidas de vino.

Con más de 5.000 restaurantes frecuentados por el 82 por ciento de los turistas que visita Castilla y León, que les otorgan una nota media de ocho, la Comunidad registró 354 millones de gasto turístico en 2015, según García Cirac, quien ha incidido en que la Mesa servirá para poner en común las distintas realidades del sector gastronómico.

El gasto en gastronomía se sitúa en tercera posición del total de gasto realizado por los turistas tras el del alojamiento y el transporte, ha destacado la consejera.

Entre los objetivos principales de la Mesa de la Gastronomía figuran potenciar la oferta gastronómica y de restauración de la Comunidad como recurso turístico; promover un espacio de coordinación entre la Junta y los profesionales del sector en el ámbito del turismo gastronómico y ordenar con criterios turísticos la oferta gastronómica de Castilla y León.

A estos se suman los centrados en la planificación conjunta de la actividad promocional en el ámbito del turismo gastronómico; fomentar la especialización del producto gastronómico como atractivo turístico; potenciar la fidelización de los turistas y su grado de satisfacción bajo criterios de calidad; aprovechar el potencial desestacionalizador del turismo gastronómico y favorecer la internacionalización de la demanda turística a través de productos y eventos gastronómicos con gran capacidad de atracción en el mercado exterior.