Durante una breve intervención en la sesión plenaria, en la que se ha aprobado la moción de censura y ha tomado posesión del cargo, Alberto Peso ha señalado que "quiero ser el alcalde de todos los fuenmayorenses, de los que nos votaron y de los que no, y trabajaré por todos los vecinos".

Los concejales del Partido Popular y de IU en Fuenmayor plantearon el pasado día 27 de junio una moción de censura en el Ayuntamiento de localidad ante la "situación de ingobernabilidad que sufre en la actualidad el municipio y para buscar la estabilidad y el desarrollo de Fuenmayor".

Como se recuerda desde el PP, este partido ganó las elecciones municipales de 2015 en la localidad con el apoyo del 41,31 por ciento de los vecinos, tres puntos más que el PSOE, y 5 concejales. El PSOE sólo logró el 38,29 por ciento y 4 concejales; e IU logró 2 concejales y el 15,71 por ciento de apoyos.

PSOE e IU conformaron "un acuerdo al inicio de la Legislatura que después se rompió, lo que creó un problema de ingobernabilidad en el municipio que no puede continuar", se decía entonces desde el Partido Popular.

Existe en la actualidad, dicen los 'populares', "un entendimiento entre Partido Popular e IU para la gestión del Ayuntamiento de Fuenmayor, un acuerdo que sólo busca el beneficio para los vecinos de Fuenmayor y el progreso del municipio".

Por su parte, el hasta hoy alcalde de Fuenmayor, el socialista Eduardo Abascal, acusó un día después del anuncio de la moción a Izquierda Unida de firmar el "pacto de la vergüeza" con el Partido Popular para "dar el poder a la derecha" en este municipio; algo que el PP busca, ha dicho, "desde el año 1979".

Acusó tanto al PP como a IU de Fuenmayor de "traicionar su ideología". "Miedo, envidia y odio al PSOE" han sido, para Abascal, las razones en las que se ha sustentado la decisión de Izquierda Unida, a la que acusó de "traicionar a los votantes de izquierdas" para "apoyar a un alcalde del Partido Popular".