Santisteve ha asistido al acto de los Voluntarios 'In Memoriam', un homenaje a los 14 voluntarios y voluntarias que han fallecido en este último año, y que ha tenido lugar en la Plaza del Voluntariado, en torno a la escultura de 'La Paloma del Voluntariado', en el Cementerio de Torrero, donde se han reunido a más de un centenar de voluntarios, familiares y amigos.

Acompañado de la vicealcaldesa y consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto, el alcalde ha señalado que "más de un 60 por ciento de las personas que se incorporan al voluntariado de Zaragoza piden realizar tareas que implican cuidar al prójimo".

Por esta razón, dentro de las líneas de trabajo de coordinación del Cuerpo municipal del Voluntariado, el alcalde ha asegurado que una nueva apuesta será "impulsar la labor de cuidados que estos realizan para que Zaragoza sea una ciudad más amable, una ciudad de los cuidados". Esto pasa por el impulso de nuevas actividades y el refuerzo de las ya existentes, ha explicado.

"Los voluntarios, más de 4.000, representan lo mejor que tiene esta ciudad en cuanto a expresión de valores. Zaragoza es abierta, acogedora, participativa y solidaria. Y queremos potenciar la labor de cuidados, a los que vienen de fuera y a los zaragozanos y zaragozanas. Esto debe convertirse en una seña de identidad de Zaragoza", ha manifestado el alcalde.

Por su parte, la coordinadora del Voluntariado de Zaragoza, Marta Colomer, ha subrayado que este acto es un "homenaje cariñoso" a estas personas "que representan el sentimiento de la ciudad" y ha agradecido a cada uno de ellos el interés y voluntad de hacer, día a día, de Zaragoza una ciudad mejor.