Los organizadores del festival de música electrónica Marenostrum han asegurado, en un comunicado, que el informe de la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio contrario a su celebración en el paraje Els Peixets de Alboraia (Valencia) y que ha derivado en la cancelación del certamen a un día de su inicio, está "plagado de inexactitudes" y se basa en "conclusiones totalmente ambiguas e interpretables".

La empresa responsable ha criticado que el escrito de Conselleria "llega siete meses después de ser solicitado, con el montaje realizado y con dos conclusiones totalmente ambiguas e interpretables". También ha anunciado que el próximo martes se abre "una mesa de trabajo" con la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y un equipo de técnicos "en busca de la mejor solución" para esta situación, que el festival califica como "irresponsable, incoherente e insensible" por parte del grupo municipal de Compromís, la Conselleria y el Gobierno valenciano.

"La obligación de Marenostrum de anunciar su cierre de puertas el pasado día 7 de julio y a tan solo unas horas de ser inaugurada su tercera edición está basada en un informe de la Conselleria de Vivienda que llega siete meses después de ser solicitado, motivada por una denuncia del grupo municipal de Compromís del 22 de junio y con el montaje del festival ya realizado", han destacado.

En este sentido, han destacado que dicho montaje "se llevó a cabo amparado por un informe favorable de la Demarcación de Costas, integrada en el Ministerio de Medio Ambiente junto con otros siete informes positivos de otras instituciones competentes".

Los servicios jurídicos de la organización han denunciado las "inexactitudes" expuestas en el escrito de Conselleria y se han preguntado "si después de siete meses no hay argumentos más sólidos que una 'suposición' acerca del movimiento de tierras que en ningún momento se produjo y una interpretación acerca de que el evento 'no es conveniente ni necesario' para Alboraia".

Previamente a la denuncia de Compromís, han apuntado, fuentes de la Conselleria "contestaron al festival que este informe no llegaría y que la Conselleria 'ni autorizaría ni desautorizaría', con lo que permitía que el evento se celebrara".

15.000 TONELADAS DE BASURAS RETIRADAS

La organización del festival ha querido poner en valor la "regeneración" realizada en la partida de Miracle, lugar en el que se iba a realizar el evento, ya que han argumentado que han sido retiradas 15.000 toneladas de vertidos, "depositados ahora en vertederos autorizados y bajo la supervisión de Seprona". "Una zona hasta ahora abandonada y que servía como lugar para depositar todo tipo de desechos de particulares", han apostillado.

Han subrayado también que, gracias a los más de 60.000 euros invertidos por la empresa, "nos encontramos ahora con una zona apta para el cultivo y totalmente regenerada".

"DESAGRADABLE SORPRESA"

La empresa ha señalado que no comprende "cómo se ha podido llegar al punto de tener que cancelar un evento que conlleva un impacto económico de tres millones de euros, habría generado 500 puestos de trabajo directos y con el apoyo de más de 150 proveedores, gremios como el horchatero, agricultores del recinto y numerosos vecinos perjudicados".

Asimismo, Marenostrum Music Festival ha destacado "su desagradable sorpresa" al comprobar cómo el mismo día que el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, presentaba su "programa paraguas" junto a la Agencia Valenciana de Turismo para fomentar el turismo de festivales, "dejaba caer al nombrado como mejor festival de la Comunitat por la asociación Fotur, con dos años de recorrido y con un cartel plagado de artistas de primer nivel mundial".