Asimismo, el Gobierno valenciano ha acordado mantener la vigencia, hasta la aprobación definitiva y entrada en vigor de un nuevo Plan Especial de Protección de Conjunto Histórico del Cabanyal-Canyamelar, de su catálogo, únicamente la catalogación y régimen de intervención de aquellos inmuebles protegidos ex novo por el PEPRI y que no figuraban incluidos en el Catálogo del PGOU de 1988.

Así lo ha explicado la vicepresidenta, Mónica Oltra, en la rueda de prensa posterior al pleno, donde ha precisado que también mantienen su vigencia, por razones urbanísticas y sociales, la delimitación, ordenación y régimen urbanístico de determinados ámbitos de actuación delimitados por el PEPRI y que amparan actuaciones básicamente de reequipamiento dotacional.

También se han aprobado las normas urbanísticas transitorias de urgencia aplicables en el ámbito ordenado por el PEPRI hasta la aprobación definitiva del planeamiento especial que lo sustituya.

De esta forma, se podrá empezar a otorgar licencias al Cabanyal-Canyamelar y poder iniciar, así, la regeneración y rehabilitación urbana de este emblemático barrio de la ciudad de Valencia.