Como detallan fuentes policiales en un comunicado, los hechos ocurrieron sobre las 18 horas del pasado miércoles, cuando ya estaba cerrada al público la oficina bancaria. Uno de los empleados de la sucursal advirtió, a través de las cámaras de seguridad, cómo un hombre encapuchado estaba forzando la puerta de entrada de la oficina.

En ese momento, el individuo entró en la sucursal y se acercó a los dos trabajadores a la vez que, amenazándoles con un destornillador, les dijo que era un atraco y que quería 4.000 euros. Los empleados accedieron a darle todo el dinero del que disponían en ese momento.

El atracador lo recogió en una de las papeleras y llevó a los empleados hasta el cuarto de baño donde les dejo, avisándoles de que no le volvieran a mirar.

Agentes de la Policía Nacional, adscritos a la Jefatura Superior de Policía de la Rioja, realizaron investigaciones posteriores a los hechos, dando como resultado, al día siguiente del robo, la detención del autor del atraco.

Se trata de un hombre toxicómano, de 55 años de edad, nacionalidad española y vecino de Logroño, que cuenta con múltiples antecedentes policiales por diversos hechos.

Al detenido se le intervinieron diversos efectos del robo y se le tomó declaración en la Jefatura Superior de La Rioja, pasando a disposición judicial. Posteriormente, se decretó su ingreso en el centro penitenciario de Logroño.