En cuanto a los datos, Luna ha destacado que la evolución del número de reclamaciones en los últimos años ha sido de un descenso continúo. Partiendo del año en el que más reclamaciones hubo, en 2009, hasta ahora, el descenso ha sido del 50 por ciento, es decir, que se ha pasado de 2.118 a 1.312 reclamaciones.

La delegada ha valorado que "estos datos nos permiten extraer algunas conclusiones como que hemos vuelto al nivel de reclamaciones previo al inicio de la crisis (2007), estando por encima de las 1.300, que viene a ser la media histórica de reclamaciones que tramita el Servicio de Consumo en Córdoba".

La reducción en el número global de reclamaciones experimentada en 2015 con respecto a la media del período 2008-2012, que se observa en la evolución, obedece a que durante este periodo se vivieron situaciones extraordinarias como las agresivas campañas publicitarias de las operadoras de telefonía móvil, que invitaban a la portabilidad a cambio del regalo de un terminal nuevo, así como el paso de la factura del suministro eléctrico de bimensual a mensual.

Estos hechos, por sí mismos, doblaron el número de reclamaciones en esos años. En la actualidad, el consumidor cambia de operadora de telefonía en función de la tarifa, obviando otro tipo de estímulos que invitaban a un continuo trasiego de clientes entre compañías.

Las reclamaciones en el sector de la telecomunicaciones han experimentado un significativo descenso cuantitativo del 19,92 por ciento con respecto al año anterior. No obstante, siguen suponiendo casi la tercera parte de las reclamaciones presentadas.

DESCENSO GENERAL

"En general, todos los sectores de actividad han experimentado un descenso en el número de reclamaciones, a excepción del de la hostelería y turismo, que se han incrementado en un 23,68 por ciento, quizá por la reactivación de este sector clave para la economía de Córdoba y su provincia", según Luna. "En cualquier caso -ha añadido- el número de reclamaciones en este sector (23) no es suficientemente significativo como para extraer conclusiones concluyentes".

Por otra parte, la delegada ha apuntado que "no debemos obviar que una reducción en el número de reclamaciones puede ser consecuencia directa de una mejora en la calidad de los servicios prestados o de los productos vendidos".

En términos generales, la media de reclamación al mes es de unas 109, siendo la mayoría en sector de la Telefonía (31,86 por ciento), seguido a gran distancia por el sector de servicios esenciales; comercio; financieras e inversiones; automóviles y accesorios, entre otros. El perfil del reclamante es hombre (60 por ciento) de entre 31 y 50 años de edad, dedicado a distintos oficios o técnico superior.

En cuanto a la defensa de los consumidores, destaca por un lado la atención a consultas y la resolución de problemas. Consumo Responde ha recibido 22.019 llamadas en toda Andalucía, el 6,7 por ciento de las cuales (1.485) procedían de personas consumidoras de la provincia de Córdoba. La mayoría de las consultas están relacionadas con el procedimiento general de reclamación, vivienda, servicios de telecomunicaciones, electricidad y productos de inversión.

A continuación, la delegada del ramo ha hecho referencia a la resolución de expedientes que se han ejecutado durante 2015. En este sentido, del total de expedientes de reclamación tramitados en el servicio de consumo en Córdoba, se ha conseguido una conciliación entre consumidor y empresario en el 37 por ciento de los casos.

FORMACIÓN Y AYUDAS

En el apartado de formación y defensa de los consumidores, Luna ha destacado la realización de seminarios formativos, charlas informativas sobre nuevos modelos de consumo; uso responsable del móvil, jornadas inmobiliares andaluzas y turismo colaborativo.

Asimismo, a lo largo de 2015, la Junta de Andalucía ha concedido 129.332,96 euros a potenciar las acciones en materia de protección y defensa de los consumidores. Concretamente, 64.403.06 euros para sufragar o financiar el funcionamiento de las Oficinas Municipales de Información al Consumidor, en 13 Entidades Locales y el funcionamiento de la Junta Arbitral Provincial. Y otros 64.929,9 euros a subvenciones a Asociaciones de Consumidores, para financiar actividades formativas y servicios de asesoramiento en materia de consumo en todos los municipios de la provincia de Córdoba.

Durante el año 2015, en el servicio de consumo se han registrado 3.201 actuaciones de inspección. Se han realizado 21 campañas de inspección en 1,067 establecimientos. En total se han detectado irregularidades en el 11,5 por ciento de los establecimientos. El mayor número de incumplimientos normativos se ha detectado en el comercio electrónico (88 por ciento).

En cuanto a las campañas, éstas se han basado en el control de establecimientos en período de Rebajas; Información y Calidad de los Alimentos; también hemos hecho inspección sobre la información en la compra-venta y arrendamiento de viviendas; Establecimientos de servicios; de restauración; publicidad comercial; agencias de alquiler de vehículos, etiquetado y seguridad de juguetes y páginas web y comercio electrónico y, por último, control del IVA en la facturación.

La delegada ha señalado que "además de la actividad que realizamos a través de las campañas, los profesionales del servicio de consumo dan respuesta a los avisos que llegan a través de la red de alerta". La red de alerta un sistema rápido de intercambio de información entre las autoridades a nivel regional, nacional y europeo para evitar la comercialización de productos no alimenticios que puedan presentar un riesgo para la salud.

A través de esta red, los inspectores de consumo efectuaron en Córdoba 22.160 comprobaciones en 1.616 visitas para descartar la existencia de productos catalogados como peligrosos o inseguros en comercios de nuestra provincias.

En cuanto al apartado de denuncias recibidas durante 2015, Luna ha destacado que el número de denuncias cumplimentadas fue de 328 y las causas más frecuentes son no responder a la hoja de quejas y reclamaciones o el no hacerse responsable de un producto estando en período de garantía.

En cuanto a la actividad sancionadora cabe destacar que a lo largo de 2015 se ha registrado una cifra similar a la de años anteriores en el número de expedientes sancionadores (328). Asimismo, los profesionales del servicio de Consumo iniciaron 268 expedientes y se emitieron 255 resoluciones que supusieron 200.504 euros de sanción.

ADELANTO 2016

Además del balance del pasado año, la delegada ha adelantado algunos de los datos de la actividad desarrollada en los seis primeros meses del año. En este sentido, Luna ha destacado que el servicio de Consumo ha registrado 482 reclamaciones siendo los más reclamados los servicios de telecomunicaciones, seguido de servicios esenciales, comercio y automóviles, principalmente.

En cuanto a los datos de procedimiento, hasta el 30 de junio se han iniciado 114 expedientes sancionadores, y se han resuelto 126, por un importe total de 119.252 euros.