En nota de prensa, la Consejería ha explicado que, dado que el ejercicio presupuestario sería inferior al año al haber sido aprobadas las cuentas en abril, se acordó con el Ministerio una retención de crédito por importe de 25 millones de euros, que no afecta en ningún momento a la capacidad de gasto de Castilla-La Mancha y que se irá anulando a medida que se evidencie en los próximos meses que la región está en condiciones de cumplir el objetivo de déficit de este año.

"Las afirmaciones del Partido Popular de que el Gobierno de Castilla-La Mancha encubre supuestos recortes para este año son rotundamente falsas y lo único que manifiestan es el profundo desconocimiento por parte de los dirigentes de este partido de la diferencia que hay entre una retención de crédito y un acuerdo de no disponibilidad".

Es por ello que desde el Gobierno regional le han pedido al PP que "trabaje y estudie más las técnicas presupuestarias antes de decir falsedades sobre las cuentas públicas de la región" y que deje de crear "alarmismo" con los presupuestos de la región, dado que "el único Gobierno que desmanteló el Estado del Bienestar en Castilla-La Mancha a base de recortes fue el anterior Ejecutivo regional de María Dolores Cospedal".

Dicho esto, desde el Gobierno regional han reiterado que los presupuestos para este ejercicio han sido "diseñados y formulados para iniciar la reconstrucción de la región tras cuatro años de recortes por parte del anterior Ejecutivo regional del Partido Popular y cumplir a la vez el objetivo de déficit, fijado en el 0,7%".

Según han recordado, así lo constató el pasado mes de abril el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, en las reuniones que mantuvieron los equipos del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y del consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina.

"En esos encuentros, se acordó no requerir desde el Ministerio al Ejecutivo autonómico ningún ajuste adicional a los presupuestos regionales de este año", han defendido desde el departamento que dirige Juan Alfonso Ruiz Molina.

Desde la Consejería han recalcado que los presupuestos de 2016 se elaboraron para cumplir el objetivo de déficit para este año en Castilla-La Mancha cuando estaba fijado en el 0,3% y que posteriormente ese límite se amplió al 0,7%, lo que supone por tanto un mayor margen para su cumplimiento por el Ejecutivo regional.