Así lo ha señalado el también líder de los socialistas castellano-manchegos en declaraciones a los periodistas en Ferraz, después de reunirse con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en el marco de la ronda de contactos que está haciendo con los dirigentes territoriales del partido antes del Comité Federal.

García-Page ha explicado que ha visto a Sánchez "tranquilo" a pesar del "acoso" al que cree que les está sometiendo el PP y ha defendido que los socialistas tienen "muy claro" que tienen que rechazar la investidura de Rajoy para ser "coherentes" con su discurso y con su ideología.

"NO PREVEO QUE CAMBIEN LAS CONDICIONES"

"Es un no claro y lo es ahora y, por la información que tengo, lo va a ser en el futuro más inmediato, porque no preveo que cambien las condiciones", ha afirmado el presidente, cuando se le ha preguntado si comparte la opinión de otros compañeros, como el líder del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, que ha defendido que el rechazo debe ser definitivo.

García-Page ha subrayado que no puede "decir definitivo" porque "en la vida no se puede decir nunca definitivo a nada", pero ha recalcado que "desde luego" no ve "elementos en el ambiente y en el escenario" como para que los socialistas puedan "cambiar de criterio".

"Sinceramente, no se dan las circunstancias, ni preveo que Rajoy vaya a gestionar circunstancias que nos obliguen a todos los partidos, no sólo al PSOE, a cambiar el planteamiento", ha explicado García-Page, que ha apuntado que el PP se ha "equivocado" al intentar seguir en Moncloa por la "vía cómoda" de que los socialistas les resuelvan los problemas sin "ni siquiera" hacer un acercamiento a otros partidos.

Así lo ha dicho después de que esta mañana, en declaraciones a Antena 3, explicara que si el presidente del Gobierno en funciones, se presenta a la investidura habiendo conseguido el apoyo de otros partidos, el PSOE podría analizar su posición "con otro sosiego y con otro concepto".

"Si va solo, sin haber conseguido más apoyos, lo que nos está proponiendo es un matrimonio imposible, pero si Rajoy consigue convencer a otras formaciones y al final estamos hablando de un mínimo margen de votos, cambia el panorama y seguramente cambia el concepto del país", ha dicho García-Page en esa entrevista.