En opinión del concejal de Somos el informe del director de personal "es demasiado subjetivo y tiene un tono amenazante que no parece adecuado a la naturaleza de un Informe de recursos humanos" y apunta a que su argumentación se basa en una cadena de implicaciones, que derivarían en sentencias, como las que ya hubo con el plan de empleo, por las que el Ayuntamiento de Avilés tendría que contratar a los beneficiarios de estas iniciativas.

Abella acusa al director de personal de convertirse "en policía y juez" y que del texto se desprende que, "aunque el equipo de gobierno quisiese seguir adelante, los funcionarios estarían obligados a no colaborar e incluso denunciar a las autoridades y compañeros 'colaboracionistas'. Recuerda a otros tiempos oscuros".