Así lo han confirmado ambas organizaciones en una nota de prensa. Un piquete de estos dos sindicatos impidió el pasado sábado la primera visita guiada en fin de semana (hasta ahora se venían prestando de lunes a viernes únicamente) al no estar incluidas en el convenio que afecta a los trabajadores encargados (seis guías, un maquinista y dos responsables de mantenimiento).

El acuerdo consistió, según informan en la nota de prensa, en la regulación de unas condiciones laborales que afectaban a los trabajadores destinados a la atención de las visitas al interior del Pozo Sotón en fin de semana.

SOMA-FITAG-UGT y CCOO de HUNOSA quieren dejar claro que "no se trataba únicamente de la negociación de unas condiciones laborales determinadas para una actividad nueva, que no viene recogida en nuestro Convenio Colectivo, sino de evitar a toda costa la imposición de un modelo de relaciones laborales diferente al que históricamente existía en Hunosa basado en la negociación".

Tanto CCOO de HUNOSA como el SOMA-FITAG-UGT "ponemos en valor no solo la implicación de los trabajadores afectados por esta nueva actividad sino el apoyo mostrado por el resto de trabajadores de la empresa a la hora de responder al llamamiento que estas organizaciones sindicales, que en unidad de acción sindical,

hicieron en defensa de sus condiciones laborales".

Ambas organizaciones manifiestan su "apuesta y defensa de la negociación como la herramienta más útil para alcanzar acuerdos

y como signo de responsabilidad y de compromiso en la búsqueda de soluciones".

Afirman que "somos las mismas organizaciones sindicales a las que la presidenta de Hunosa calificaba públicamente, después de la firma del Plan de Empresa y Convenio Colectivo 2013/2018, de coherentes y responsables". Y añaden que "la coherencia y la responsabilidad, así como la unidad de acción sindical,

seguirán siendo nuestras herramientas en la defensa del futuro de la empresa y del carbón".