Según detalla la Junta en una nota, las labores consisten en la eliminación del firme existente y en la reposición del aglomerado asfáltico en zonas deterioradas de la calzada. Los trabajos incluyen además el repintado de las marcas viales en los bordes de ésta y en los pasos de peatones. El coste de esta actuación alcanza los 48.200 euros.

Araujo ha destacado "la mejora que suponen éstas y otras pequeñas actuaciones que se ejecutan en diversos puntos de la provincia, para optimizar la seguridad vial en municipios como Olvera". Asimismo ha mencionado que son labores "necesarias para la conservación y el mantenimiento de las condiciones óptimas de tránsito de vehículos por las carreteras de competencia autonómica".

Finalmente, ha indicado también que con este tipo de intervención se pretende "mantener en perfecto estado las carreteras, facilitando así las buenas comunicaciones y contribuyendo a la visibilidad de la señalización horizontal, mejorando las condiciones de seguridad de los peatones".