Cuca Gamarra ha manifestado que, "dedicando un espacio público a Rafael Ojeda, rendimos homenaje a un logroñés que destacó por sus valores humanos, estando siempre del lado de los más necesitados, por su carácter dialogante y coherente y por su contribución al progreso de esta parte importante de la ciudad".

La alcaldesa ha subrayado el esfuerzo del "párroco de Yagüe", como era conocido, "por hacer ciudad", su mano tendida por ayudar a todos los vecinos y su trabajo constante por crear y consolidar el asociacionismo en el barrio de Yagüe".

Rafael Ojeda Bermejo (Logroño, 1935-2016) nació en el seno de una familia acomodada en la calle del Norte. Párroco durante 46 años en Yagüe (1963-2009), se involucró en la vida diaria de este barrio obrero y formó parte de la historia viva del barrio durante más de cinco décadas. Poco amigo de galardones, recibió varios reconocimientos, el último de ellos la Insignia de San Bernabé en 2010.

Tras su fallecimiento el pasado 2 de junio, el barrio de Yagüe le rindió un sentido homenaje en una multitudinaria misa celebrada en la iglesia de El Salvador de Yagüe.