La sección sindical ha indicado en un comunicado que es "necesario conjugar" los derechos de los ciudadanos con el "normal desarrollo de la actividad de los trabajadores que prestan sus servicios en la mercantil" y ha calificado de "continuas" las "agresiones que se vienen sucediendo".

Al hilo de esto, ha criticado que las reacciones hasta hora tanto en el seno de la empresa como en el ámbito municipal hayan tendido a dar "soluciones de urgencia y nunca con una visión de continuidad en el tiempo" y ha insistido en que "es necesario garantizar que, los trabajadores y trabajadoras presten su servicio con absoluta normalidad y que el desempeño de esas funciones no supongan un riesgo para ellos".

"Situaciones como la vivida el pasado miércoles en la línea 6, con el apedreamiento y rotura de una luna lateral del vehículo, hacen necesario que se tomen medidas tendentes a erradicar definitivamente esas situaciones de agresión, que ponen en peligro la integridad física, tanto de usuarios como trabajadores", ha concluido.