El síndic de Greuges, Rafael Ribó ha reclamado al Ayuntamiento de Lleida que asuma la obligación de las administraciones locales de fomentar la imagen pública y el uso del catalán y concretamente, "de emplear el catalán normalmente en las comunicaciones y las notificaciones dirigidas a personas físicas o jurídicas residentes en el ámbito lingüístico catalán".

Ribó ha puntualizado que a pesar de que la lengua vehicular de la Paeria en sus escritos con la ciudadanía tiene que ser el catalán, también se tiene que garantizar el derecho de las personas que así lo pidan a recibir las comunicaciones y notificaciones en castellano, ha informado este viernes en un comunicado la sindicatura.

La resolución llega después de investigar el caso planteado por ERC, CiU y la CUP sobre el incumplimiento de los acuerdos adquiridos en el pleno del ayuntamiento de julio de 2015 en defensa de la normalización de la lengua catalana.

Los grupos criticaban los agravios detectados en la emisión de comunicaciones y la remisión de notificaciones de oficio en forma bilingüe a la ciudadanía y denunciaban la rotulación bilingüe de las señales de tráfico.

Sobre las señales, Ribó ha defendido que la información complementaria de señales de tráfico esté en la lengua propia, es decir, en catalán, como "norma general" y ha considerado que hay que usar el castellano cuando la grafía catalana que acompaña el pictograma pueda comportar indefensión para las personas.

"En el caso de señales verticales de circulación de prohibición o restricción que tienen la misma tipología y simbología en todo el territorio, la leyenda es complementaria, pero en ningún caso modifica el significado, que es inequívoco", ha señalado el síndic.

En esta investigación sobre el uso del catalán en la Paeria, el síndic se ha reunido con los representantes de tres grupos municipales de la oposición, por un lado, y con el alcalde de Lleida, Àngel Ros, por el otro.