Según ha indicado la asociación en una nota, la madre "claramente maltratada y con las orejas cortadas con tijeras al ras, estaba tirada en el suelo en estado de 'shock' y no reaccionaba ante ningún estímulo, mientras la cachorra lloraba a su lado".

"El panorama fue estremecedor", han afirmado desde la protectora, que han detallado que "la madre completamente agotada y desnutrida, solo reaccionó cuando vio que los voluntarios del Arca de Noé de Córdoba cogían a su cría y sacó fuerzas para proteger a su bebé, pero sin agresividad alguna".

Ambos animales ahora descansan y recuperan fuerzas, pero la asociación "necesita acogida y adopción para ellas, así como ayuda económica para afrontar sus gastos veterinarios y los de muchos otros que, como ellas, sufren el maltrato y el abandono en nuestra ciudad", concluye la protectora.