El problema derivado de ello, según ha señalado Apreama en un comunicado, es que, por desconocimiento y una inadecuada señalización, son muchos los que se dejan atrás el citado acceso junto al estadio "y tienen que seguir autovía adelante hasta coronar la Cuesta de los Visos y, desde allí, coger el enlace que va al puente Abbas Ibn Firnas para acceder al polígono, lo que supone una vuelta horrorosa".

Así lo ha asegurado el presidente de Apreama, Francisco Pérez Cubero, quien ha recordado que, hace ahora un año, mantuvieron un encuentro en la Subdelegación del Gobierno en Córdoba con su titular, Juan José Primo Jurado, y el director general de Carreteras, para elevar sus quejas y pedir una solución a esta situación, "que esta ocasionado retenciones en el acceso junto al estadio de fútbol, por concentrar el tráfico, tanto en dirección al centro de la ciudad, como al polígono".

Las quejas de los industriales demostraron estar "más que justificadas", según Apreama, "ya que la DGT ha considerado como punto negro para el tráfico, por acumulación de accidentes en el último año, el nuevo acceso de la A-4, tras la entrada en vigor de la variante de Porcelanosa".

En esa reunión, "el subdelegado se comprometió a mediar con Fomento y, meses más tarde, anunció el compromiso del Gobierno central de realizar un nuevo acceso, a la altura del Puente de Andalucía, para acabar con los problemas de retenciones y accesibilidad al polígono industrial".

Sin embargo, Pérez Cubero ha señalado que, según les ha informado Fomento, "la licitación se está demorando porque la obra se ha ido a los cuatro millones de euros y ya no se puede hacer por la vía de urgencia, sino que tiene que cumplir unos trámites".

En cualquier caso, el presidente de Apreama ha pedido al Gobierno central "que no demore el proyecto, porque ahí están los accidentes y los daños que estamos sufriendo los empresarios por un mal acceso".

De igual modo, el portavoz de los empresarios de La Torrecilla-Amargacena ha indicado que en la referida reunión también elevaron sus quejas por la "mala señalización" del nuevo tramo de la A-4, dado que "nuestro polígono no aparece con su nombre y, lo peor de todo, ni siquiera se anuncia el área de servicio", de modo que a "la gasolinera del polígono se la han cargado por completo", por lo que ha pedido a la DGT "que no demore más ese compromiso y que adecue la señalética a las necesidades de los conductores y de los empresarios".

No obstante, Apreama ha mostrado su agradecimiento al Gobierno central por su receptividad y por acoger sus reivindicaciones, puesto que "el enlace ya está en tramitación y se va a hacer", no siento ésta la única reivindicación que ha asumido el Ministerio de Fomento, ya que "también nos quejamos de la escasa visibilidad que había en el acceso de la Cuesta de los Visos y nos han hecho caso, derribando un cerro que había para que se puedan ver desde lejos las indicaciones", según ha concluido Pérez Cubero.