Se trata, según han precisado desde el Ayuntamiento a través de un comunicado, de los primeros pasos para que el recinto ferial malagueño pueda tener uso ciudadano durante todo el año. Este espacio será gestionado desde el Área de Fiestas para uso municipal.

La primera fase de estas obras, cuyo proyecto se redactó y obtuvo licencia en noviembre de 2015, comprende la ejecución de la fachada, primera crujía y un lateral.

El IMV ejecuta las obras a través de una constructora, por un importe de 32.321,74 euros. Esta primera fase está prevista que finalice antes de inicio de la Feria. Posteriormente, se seguirá con la ejecución del resto del proyecto cuyo presupuesto total asciende a una cifra próxima a los 200.000 euros.

Este espacio se sitúa en la calle Antonio Rodríguez Sánchez, esquina con la calle Bailaor Eusebio Valderrama. En concreto, se halla en los módulos 27 y 28, que durante la Feria de 2016, serán ocupados por la Federación Malagueña de Peñas.

Desde el Consistorio han recordado que la Feria de Málaga está situada en Cortijo de Torres en un emplazamiento de propiedad municipal y que el Ayuntamiento otorga las concesiones de las diferentes parcelas o módulos a entidades y colectivos en el periodo de la Feria de Agosto, con carácter gratuito.