La consejera insular de Acción Social, Cristina Valido, señala que estas medidas no se ofrecerán de forma uniforme para todas estas personas, sino que se estudiará cada caso para atender debidamente las necesidades y requerimientos que presente cada uno de los beneficiarios, teniendo como horizonte su reinserción social.

Además, aprovechó para reconocer el espíritu de colaboración y trabajo en conjunto de todos los organismos, públicos y privados, implicados en la resolución de esta problemática social.

En concreto, el Cabildo aprobó una subvención de 20.000 euros para el Ayuntamiento de Arona destinada a un equipo de calle de asistencia básica a personas sin hogar en este municipio.

Este dispositivo móvil estará formado por profesionales del trabajo social, auxiliar de transporte sanitario y personal de apoyo que suministrarán alimentos, información, valoración, orientación y derivación social, además de asistencia sanitaria básica, y también harán seguimiento de los casos.

El objetivo es vincular a la persona con los sistemas públicos y recursos sociales para facilitar su inclusión social.

Esta iniciativa en el sur obedece a que Arona presenta una especial incidencia de personas sin techo, así como una población con riesgo de llegar a esta situación superior al millar, de hecho, se estima que un tercio sufre exclusión social crónica con patologías asociadas de salud mental, adicciones o discapacidad.

Además, el Cabildo ha mostrado al Ayuntamiento su disponibilidad para ayudar a financiar recursos alojativos en este municipio.

En el norte de la isla, el Cabildo apoyará la puesta en marcha de un recurso alojativo para personas sin techo en Puerto de la Cruz a lo que se suma la cofinanciación y apoyo a las personas sin hogar que se atienden en la Casa de Acogida María Blanca, que gestiona Caritas.

Asimismo, en el área metropolitana, el Cabildo continúa trabajando en la hoja de ruta marcada con el Ayuntamiento de Santa Cruz para atender a personas sin hogar en este municipio.

El principal objetivo es contar antes de que concluya el año con dos pisos tutelados, con capacidad para seis personas cada uno. Con este fin, el Cabildo destina 124.000 euros para sufragar gastos de personal y mantenimiento de la vivienda.