Noruega ha admitido a trámite la demanda de los exmarinos gallegos que estuvieron embarcados en buques del país nórdico durante años y que reclaman sus pensiones, agrupados en la plataforma Long Hope.

De ello ha informado a Europa Press el portavoz de la plataforma Long Hope, Alberto Paz, quien ha mostrado su satisfacción por que se consiguieron superar "todas las trabas" que el país nórdico les había puesto para aceptar la demanda.

De tal forma, este caso ha sido aceptado por un juzgado de primera instancia de Oslo, y los afectados esperan que se pueda abrir juicio lo antes posible, pero desconocen en qué fecha.

Así, destaca que los exmarinos, "varios viejos" solo con su "dinero" y su "lucha", han conseguido que Noruega acepte la demanda, pero recrimina la falta de apoyo del Gobierno central y de la Xunta.

"No tuvimos ayuda de nadie, el Gobierno y la Xunta no movieron un solo dedo, es una vergüenza y deleznable", reprocha Alberto Paz, quien reflexiona sobre que "si esto hubiera pasado en cualquier otro país de Europa el Estado hubiera denunciado a Noruega".

LLEGAR A ESTRASBURGO

A esto se une que los marinos de Long Hope han depositado una fianza de 70.000 euros hasta que haya el primer juicio, con el fin de cubrir costas si se pierde, tras las alegaciones de la abogada del Estado noruego.

Con todo, Paz ha indicado a Europa Press que la asociación "no tiene esperanza" de conseguir resultados positivos en Noruega, pero remarca que este es el primer paso para "agotar la vía" judicial y poder llegar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, en donde sí que confían en obtener un resultado favorable.

Todo ello, tras decenas de manifestaciones protagonizadas por este colectivo en los últimos años -hay unos 8.000 gallegos afectados-, que prevén continuar mientras no consigan que se reconozcan sus derechos.

AGE CARGA CONTRA XUNTA Y GOBIERNO

Sobre esta cuestión, el diputado de AGE Juan Fajardo ha celebrado que la justicia noruega acepte la demanda de los marineros gallegos, pese a "los obstáculos" de la Xunta y el Gobierno.

Al respecto, Fajardo remarca que esta es la "primera victoria" de una "larga guerra", por lo que en caso de perder el juicio en Noruega se abre la puerta a poder llegar a Estrasburgo. Todo ello, mientras el Gobierno gallego "ni siquiera ayudó a la fianza que Long Hope tuvo que depositar".