Los ciudadanos de la Unión Europea (UE) prefieren no cambiar el reloj y la Comisión Europa va a proponer acabar con los cambios de hora en vernao y en invierno.

La Comisión Europea (CE) decidió armonizar con la Directiva Europea 2000/84/CE la fecha de inicio del cambio al horario de verano, que en un principio cada país decidía entre marzo y abril, para evitar desajustes como, por ejemplo, el que afectaba a los horarios de los trenes que cruzaban Europa. El cambio se empezó a generalizar a partir de 1974, cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar sus relojes para aprovechar mejor la luz del sol y ahorrar así electricidad.

Tres Estados miembros (Reino Unido, Irlanda y Portugal) se colocan en horario GMT, mientras que España, Austria, Bélgica, la República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Luxemburgo, Malta, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia, Suecia, Croacia y Holanda situan sus relojes a GMT+1. Por su parte, Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia, Lituania y Rumanía adelantan la hora a GMT+23.

En el resto del mundo, menos del 40% de los países ajustan la hora. La mayoría de los territorios tropicales no cambian sus relojes dado que las variaciones de la duración del día son insignificantes alrededor del ecuador. El siguiente gráfico muestra qué países realizan este cambio horario, quiénes lo tuvieron en el pasado y aquellos que nunca lo han usado: