El sindicato catalán Intersindical-CSC ha denunciado ante la Inspección de Trabajo al televisivo chef Jordi Cruz por las declaraciones en las que aseguraba tener becarios sin cobrar en su restaurante.

Según la organización, la relación contractual de estos trabajadores debería estar fijada por un contrato laboral en vez de uno de formación. Piden que la Inspección determine si en este prestigioso restaurante de Barcelona, que tiene dos estrellas Michelin, los becarios ejercen como tales o bien ocupan un "puesto de trabajo estructural", algo que sería "un fraude de ley", advierten.

"No usamos los estudiantes en prácticas como mano de obra. Nos nutrimos y ellos se nutren de nosotros", aseguró Cruz el pasado martes. Las redes sociales no tardaron en criticar su posición coincidiendo con el Día Mundial del Trabajo el pasado lunes.

Al contrario de lo que dijo anteriormente, el cocinero declaró que el trabajo de los stagiers es importante pero, aunque contribuyen al funcionamiento del restaurante, no son imprescindibles para su viabilidad económica: "Tengo 14 cocineros para dar de comer a 50 personas, y pueden hacerlo perfectamente".

Este sindicato asegura que no tiene "una cruzada personal contra él ni contra su negocio", explican fuentes de la Intersindical-CSC, pero que han creído necesario dirigirse a la Inspección de Trabajo para que averigüe si este restaurante cumple estrictamente la legislación laboral.