Disneyland París se ha visto obligado a pedir disculpas después de impedir que Noah, un niño de tres años, participara en la actividad llamada Princesa por un día. Asi informa Mashable France y recoge el Huffington Post.

Hailey McLean Glass, la madre del pequeño, explicó toda la situación en un articulo publicado en su blog personal. La mujer pidió por correo al parque temático que su hijo tuviera espacio en la actividad, y la respuesta fue la siguiente: "En este momento no es posible reservar Princesa por un día para un niño".

McLean compartió el caso en las redes sociales y más de 1.500 personas interactuaron con ella, ante lo que Disneyland tuvo que reaccionar. Y lo hizo pidiendo disculpas.

La empresa respondió rápidamente: el 31 de agosto, la familia recibió una carta de disculpas. "Esta decisión no se corresponde con nuestras políticas", escribieron. Además, el lema de la actividad era "Haz realidad el sueño de toda niña" y esa frase ya ha sido cambiada, utilizando ahora la palabra "niño".