El cambio climático nos ha traído este lamentable otoño sin lluvias que está suponiendo la mayor sequía en 22 años. Allá arriba, día tras día, el sol; un espléndido sol que deja en buena parte del país temperaturas en el entorno de los 15 o 20 grados a mediodía... en noviembre. Y nosotros, el país de Europa con más horas de sol, desaprovechándolo. Mientras países como Alemania o Gran Bretaña (sí, la lluviosa Gran Bretaña) hacen inversiones millonarias en energía solar, España... España sigue su travesía del desierto, la del "impuesto al sol".

En 2015, con José Manuel Soria como ministro de Industria, Energía Turismo, el Gobierno aprobó un real decreto que regulaba el suministro y producción de electricidad mediante autoconsumo. Es lo que se ha llamado "impuesto al sol". La medida sólo gustó al Ejecutivo... y a las eléctricas. Todos los partidos del arco parlamentario dijeron en su día que derogarían la norma en cuanto tuvieran ocasión.

Según el Gobierno, hay que mirar al futuro y abandonar debates pasados¿Tiene intención el Gobierno de cambiar su plan? Parece que no. El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, dijo este martes que el Ejecutivo está "abierto a la eliminación de las trabas administrativas" en el autoconsumo y a la apertura de espacios de colaboración con los sectores involucrados y los consumidores. Según Navia, hay que mirar al futuro y abandonar debates pasados.

Lo sorprendente es que el mismo Gobierno que pone pegas, limites y obstáculos al uso de la energía solar destaca el alto desarrollo de la tecnología fotovoltaica "que ya compite sin apoyos, o con apoyos reducidos" y el papel crítico que jugará en el futuro sistema energético. Palabras del secretario de Estado de Energía en la inauguración del IV Foro Solar.

A buen seguro que esas contradicciones, impensables en un país con tantas horas de sol como España, no pasan desapercibidas para la Comisión Europea (CE), que se ha marcado el objetivo de conseguir que como mínimo el 27% de la energía consumida en 2030 sea de fuentes renovables. En este sentido, la institución está trabajando para que los Estados miembros de la UE cumplan, al menos, con los objetivos de 2020.

La CE quiere que en 2013 al menos el 27% de la energía consumida sea de fuentes renovablesEn el mismo acto, la jefa de Unidad de Renovables y Política CCS de la CE, Paula Abreu, destacó el crecimiento de la energía fotovoltaica un 50% por encima del resto de energías renovables, así como el papel destacado de esta fuente en la transición energética. En este sentido señaló la importancia del incremento de las inversiones, que son muy destacadas en el caso de Reino Unido y Alemania, y el rol destacado del autoconsumo.

En el arranque del IV Foro Solar estaba también Jorge Barredo, presidente de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), la asociación sectorial de la energía solar fotovoltaica. Barredo lamentó la intención del Gobierno de reducir la rentabilidad razonable de las renovables y sus consecuencias negativas para los propietarios de instalaciones fotovoltaicas.

El presidente de UNEF volvió a defender un autoconsumo liberalizado, sin barreras económicas ni administrativas y como un elemento "imprescindible" en la lucha contra el cambio climático. El fin de las subvenciones a la energía fotovoltaica, propiciado por el Gobierno de Mariano Rajoy, ha supuesto la ruina de muchos y demandas millonarias contra España.

El Supremo da la razón al Gobierno

Hace un mes, el Tribunal Supremo desestimó el recurso contencioso-administrativo que interpuso la Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energías Renovables (Anpier) contra el "impuesto al sol". El Alto Trobunal considera que no existe tal impuesto como tal sino una contribución a los costes del sistema cuando un autoconsumidor, además de utilizar la energía generada por él mismo, dispone del respaldo del sistema eléctrico.

El Supremo considera que "el autoconsumidor que depende exclusivamente de su propia energía y que no está conectado al sistema eléctrico no paga nada". Según la sentencia, el sujeto que consume electricidad generada por él mismo pero que está conectado al sistema eléctrico "paga por los mismos conceptos" que un usuario que no autoconsume "pero con determinadas modulaciones debidas a la peculiaridad de su perfil de consumidor".