Cada año, el cuarto jueves de noviembre –en esta ocasión, el día 23-, los americanos se reúnen en la mesa para festejar la tradicional fiesta de Acción de Gracias.

La festividad se lleva celebrando desde el primer cuatro del siglo XVII, en concreo la mayoría de historiadores la sitúan en el año 1621, en la Colonia de Plymouth, Massachusetts.

El motivo de la tradicional celebración es dar las gracias por todo lo positivo acontecido y recibido a lo largo del año, como el amor, la salud o el trabajo.

- A menudo damos por hecho las mismas cosas que más merecen nuestra gratitud.

- Siempre en el Día de Acción de Gracias, el corazón se encuentra el camino a casa.

- Es imposible ser negativo mientras damos gracias.

- Prefiero ser capaz de apreciar las cosas que no puedo tener, que tener cosas que no soy capaz de apreciar.

- Lo que hacemos por nosotros mismos muere con nosotros. Lo que hacemos por otros y el mundo permanece y es inmortal.

- Las raíces de toda mentira piadosa yacen el suelo de su agradecimiento por la bondad.

- Sé agradecido por lo que tienes; y terminarás teniendo más. Si te concentras en lo que no tienes, nunca, nunca tendrás suficiente.

- Si un hombre no está agradecido por lo que tiene, es probable que no llegue a estar agradecidos por lo que va a conseguir.

- Sólo hay dos maneras de vivir tu vida. Una es como si nada fuera un milagro. La otra es como si todo fuera un milagro.

- Tenemos que encontrar tiempo para detenernos y agradecer a las personas que hacen una diferencia en nuestras vidas.