La luz natural es uno de los principales valores en el hogar, pero cuando llega la noche toca encender los interruptores y entonces la factura empieza a correr. El gasto en iluminación representa el nueve por ciento del gasto total de electricidad en casa. Desde Gas Natural Fenosa te damos una serie de consejos con los que conseguirás la iluminación óptima en cada estancia del hogar con el mínimo consumo.

Para una correcta iluminación es esencial prestar atención a diferentes factores tales como el número de fuentes luminosas, la dirección en que colocamos la luz de las mismas, el grado de difusión, la presencia o ausencia de superficies reflectoras, o incluso el tamaño y el color que te proporcionan.

Eficiencia
Lámparas de Clase A. Una regla de oro es utilizar lámparas y bombillas eficientes. Fíjate en la clase energética de las lámparas que vayas a comprar. Las lámparas de clase A consumen tres veces menos que las de clase G. Las más adecuadas son las de bajo consumo (que duran de 8 a 10 veces más que las incandescentes) y los fluorescentes. Sin embargo, para iluminar espacios que quieres resaltar utiliza halógenos de bajo consumo o led. Si sustituyes las lámparas incandescentes de tu vivienda por lámparas fluorescentes compactas puedes reducir hasta un 50% el consumo eléctrico.

Los tubos fluorescentes T5 de 28W dan la misma iluminación que los T12, de 40W. Si por el tipo de lámpara que vas a utilizar no puedes usar tubos fluorescentes, opta por lámparas de bajo consumo, de 15W o 20W, en función del tamaño de cada habitación y el número de lámparas.

Reguladores
Ilumina según necesidades. Lo ideal es tener varios niveles de iluminación que se adapten a tus necesidades reales de cada momento, ya sea con reguladores (en iluminación led) o usando distintos interruptores para diferentes zonas. De esta manera tendrás el nivel de iluminación que necesitas en cada momento y en cada zona. Ten en cuenta que los colores claros en las paredes disminuyen de forma importante la necesidad de iluminación. Así ahorrarás en potencia.

Encender y apagar
Piénsalo antes. Encender y apagar con frecuencia los fluorescentes o las lámparas de bajo consumo (tienen la misma tecnología) hará que consumas más. Si vas a apagarlos durante menos de 15 minutos, entonces es mejor mantenerlos encendidos ya que consumen menos que volverlos a encender. Colócalos en estancias donde el tiempo de uso sea más largo, como en la cocina. Muchas de ellas tienen este tipo de lámpara así que piensa antes de apagar si vas a volver en breve porque podrías gastar más luz. En cambio, en espacios de poco uso es conveniente colocar detectores de presencia para que el encendido sea automático y ahorrar, a su vez, energía.

Limpieza
Cuidado con el polvo. La limpieza y mantener el buen estado de las lámparas y luminarias de la vivienda te ayudará a ahorrar hasta un 20% en el consumo de electricidad. ¿Sabías que una bombilla sucia o en mal estado pierde hasta un 50% de luminosidad? Quizá no necesites encender más lámparas sino quitar el polvo de las que más sueles utilizar. Limpia también las pantallas y todos los elementos que ayuden a reflejar y expandir la luz. Para el cuarto de los niños se ha de disponer de una buena iluminación general capaz de alumbrar adecuadamente el suelo y las paredes a fin de no dejar ningún rincón oscuro. Una buena opción es colocar una lámpara de techo central o una plataforma con tres o cuatro focos orientados. Por las noches, no dejes encendidas lámparas de luz de incandescencia. La mejor solución para facilitar una iluminación tenue son los led decorativos.

Consejos

¿Cómo ilumino cada habitación?
Salón. Es un espacio en el que realizamos tareas muy distintas. Por lo general, se necesitan entre tres y diez puntos de luz. Por ejemplo, la iluminación para ver la televisión debe ser adecuada para no fatigar los ojos. Coloca una luz tenue apuntando a la pared y detrás del aparato.
Cocina. La iluminación general se puede adecuar con tubos fluorescentes T5 de 28W, que dan la misma iluminación que los T12, de 40W. Si por el tipo de lámpara que vas a utilizar no puedes usar tubos fluorescentes, opta por lámparas de bajo consumo, de 15W o 20W. Las zonas de trabajo, bien iluminadas.
Habitaciones. Refuerza algunos rincones con iluminación específica, como en la mesilla de noche con lámparas orientables individuales, o el vestidor, con filas de halógenos hacia sus puertas. En las ventanas no utilices cortinas muy tupidas.