Un 'agujero' grande y oscuro se ha abierto en la atmósfera del sol, lo que permite que los vientos solares salgan precipitadamente al espacio, algo habitual, pero espectacular.

El Observatorio de Dinámica Solar/SDO de la NASA capturó esta imagen ultravioleta del agujero coronal el 8 de noviembre.

Estos amplios agujeros pueden abrirse en la atmósfera superior del sol, o corona, como resultado del campo magnético dinámico de la estrella, informa la NASA.

Del mismo modo que los pliegues y dobleces del campo magnético pueden causar manchas solares y erupciones solares, también pueden abrir agujeros temporales en la corona. Al igual que el agujero en la capa de ozono en la Tierra, un orificio coronal no atraviesa la atmósfera del sol. Es simplemente una región que es más fría y menos densa que el plasma circundante.

Las partículas de alta energía también pueden sobrecargar las auroras del planetaLa apertura en el campo magnético permite que las partículas escapen mucho más rápido que en el viento solar normal, de acuerdo con el Centro de Predicción del Tiempo Espacial (SWPC). Estas corrientes de alta velocidad pueden causar perturbaciones en la magnetosfera de la Tierra que ponen en peligro los satélites y las redes eléctricas.

Las partículas de alta energía también pueden sobrecargar las auroras del planeta. Este agujero fue probablemente la fuente de vibrantes auroras que aparecieron a principios de este mes tan al sur como Nebraska.

Los orificios coronales serán más probables a medida que el Sol se acerca al mínimo de su ciclo de 11 años, que vendrá en 2019. Los orificios de mayor duración, que también serán más probables, pueden durar varias rotaciones del sol, que tardan 27 días en promedio, de acuerdo con el SWPC.