Los residentes de una pequeña aldea en el sudoeste de Suiza votarán una propuesta que ofrece dinero a los extranjeros si se trasladan allí para compensar el éxodo rural de los últimos años. Albinen cuenta solo con 240 personas, lo que ha supuesto que muchas de las casas de este pueblo situado en el  enclave inigualable de los Alpes sean de alquiler turístico. 

Y es que tres familias, según informa el diario The Independent, han abandonado recientemente el lugar y la pérdida de ocho alumnos significaba que la escuela local tenía que cerrar, según informó Beat Jost a la agencia de noticias ATS. 

Así, los vecinos de Albinen van a votar la propuesta, que consiste en ofrecer 21.500 euros a cada adulto que se traslade allí, además de 8.500 euros por cada niño. Una familia de cuatro personas podría alcanzar los 60.000. Pero hay requisitos: los nuevos residentes deben ser menores de 45 años,  comprometerse a vivir 10 años en el pueblo y comprar o construir una casa de un valor mínimo de 160.000 euros. Si deciden irse antes de tiempo, deberán devolver la cantidad prestada en su totalidad.

Albinen se encuentra a más de 1.300 metros de altura en el sudoeste de Suiza.