"Venga, pregúntame lo que quieras". Diego Carrasco se encuentra frente a su desayuno mientras contesta a 20minutos a propósito de su último disco, No m'arrecojo, un homenaje a los 50 años que lleva en la música este maestro de maestros.

"Un día me mandaron al móvil un cartel de la I Fiesta de la Bulería, en 1967 y me dije: '¿Llevo ya 50 años?'" cuenta orgulloso. Para celebrar este hito, levantó el teléfono y habló con artistas españoles de mil y un estilos.

"Todos dijeron que sí. Incluso algunos tuvieron que quedarse fuera", destaca. Los que entraron tienen nombres como Alejandro Sanz, Joaquín Sabina, Silvia Pérez Cruz o Miguel Poveda. Pocos artistas han despertado tanto interés por poder participar en un álbum tributo.

Este es el fruto del trabajo de este cantaor y guitarrista gitano nacido en el barrio jerezano de Santiago. "Haberme criado allí fue un regalo de Dios", confiesa mientras parte en dos su sandwich.

Gracias a este disco, Carrasco ha organizado para este miércoles un concierto en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid que pretende ser "una fiesta del flamenco en familia". A esta reunión acudirán personalidades como Estrella Morente, Jorge Pardo o Tomasito.

Pero, no se confundan, ni un disco ni un concierto de homenaje significan una retirada de la música de Carrasco. "¡Que no m'arrecojo, lo digo en el disco!", apunta entre risas. Diego Carrasco demuestra que el flamenco no se abandona mientras queden fuerzas para marcar un compás.