El cartel de Drácula, el filme inspirado en la popular novela de Bram Stoker que protagonizó Bela Lugosi en 1931, se ha convertido en uno de los más caros vendidos en una subasta. La pieza de gran valor para los cinéfilos alcanzó la cifra de 525.800 dólares (casi 443.000 euros) en una venta organizada por la casa Heritage Auctions.

Se trata de un cartel pintado a mano y es uno de los dos ejemplares que se sabe que existe de la pieza promocional de la legendaria película de Tod Browning y Karl Freund. El cartel "pasó muchos años en la familia del teniente coronel George J. Mitchell Jr., miembro de la Sociedad Estadounidense de Directores de Fotografía".

"El póster de Drácula es un póster raro e importante que provocó un gran interés entre algunos de nuestros coleccionistas de élite", reconoció el director de Heritage Auction, Gray Smith. En una subasta en la que "considerando la gran belleza del cartel y la popularidad atemporal de la película, no sorprende que la demanda fuera tan alta", afirmó el director.

El cartel es uno de los dos únicos que retratan de forma realista a Bela Lugosi, el actor que dio vida al Conde Drácula en la película, por lo que según Smith, "este póster probablemente sea el más bello de todos, ya que el otro es una fotografía". 

 La casa de subastas definió este cartel como "un santo grial" y aseguró que es un "un hallazgo poco común descubierto a principios de los años noventa".

Esta obra se convierte así en el segundo cartel de película vendido por una cantidad más elevada. El récord aún lo ostenta, desde 2012, el póster internacional de Metrópolis (1927) que fue vendido por más de un millón de dólares.

Una obra creada por el diseñador gráfico e ilustrador alemán Heinz Schuelz-Neudamm para la película de Fritz Lang y que en su edición internacional es una pieza rara donde las haya, no tiene créditos en la parte inferior y tan solo se conservan cuatro ejemplares en el mundo. Fue vendido en una subasta por 920.000 euros, convirtiéndose en el cartel más caro de la historia del cine.

Cuidadosa restauración

Esta hermosa copia tenía agujeros de alfileres en las esquinas y un pequeño agujero del tamaño de un cuarto de moneda reparado en el pliegue horizontal derecho aproximadamente 2 pulgadas de distancia del mentón de Lugosi. Hubo una ligera pérdida de papel en el punto central y pequeñas separaciones de pliegues.

"Los colores han sido realzados en algunas áreas del cartel debido al desgaste desigual y el amarillo en el título fue retocado debido a un ligero sangrado del lápiz de cera. Con la restauración profesional este cartel se muestra magníficamente y creemos que sería una piedra angular en la mejor colección de carteles", informaba la casa de subastas.