La red social Facebook ha anunciado nuevas herramientas e iniciativas para "ayudar a las personas a mantenerse mutuamente seguras y apoyadas" y apoyadas a la vez por la plataforma de Mark Zuckerberg.

Hasta ahora, al hacer una donación solidaria para paliar los efectos de desastres o simplemente para aportar fondos a una ONG se desviaba una pequeña comisión a las arcas de Facebook. Ahora, durante el Social Good Forum anual la red social, el gigante tecnológico ha renunciado a ellas y además facilitará las donaciones y las campañas solidarias de recaudación.

"El 100% de las donaciones realizadas a través de pagos de Facebook a organizaciones sin fines de lucro ahora irá directamente a esas organizaciones", afirmaba Facebook.

Por un lado, una aplicación de "tutoría y apoyo" fomentará que ONG's y entidades sin ánimo de lucro veteranas puedan ejercer como mentoras de nuevos movimientos y personas que den el paso al mundo de la acción solidaria.

Facebook sustentará un fondo anual de 50 millones de dólares para 2018 que servirán para ayudar a las comunidades a recuperarse de grandes desastres naturales mediante contribuciones directas.

Los usuarios también podrán tomar la iniciativa para ayudar económicamente, pues Facebook ha ampliado la disponibilidad de las herramientas de donación y ahora "la gente ahora puede crear eventos para recaudar fondos en territorios como Europa, Australia, Canadá y Nueva Zelanda".

Las iniciativas personales para recaudar fondos permiten a las personas recaudar dinero para ellos, un amigo o alguna entidad aunque no esté en Facebook, y ahora están disponibles en el Reino Unido, Irlanda, Canadá, Australia, Alemania, España, Italia, Holanda, Bélgica, Portugal, Austria, Finlandia, Luxemburgo, Suecia, Dinamarca y Nueva Zelanda.

Las organizaciones sin ánimo de lucro tendrán además una aplicación que les brindará acceso a los datos de Community Help, donde podrán obtener información importante "sobre las necesidades de las personas afectadas por las crisis, para que puedan responder".

Y no sólo es una cuestión de dinero: en India se potenciará una herramienta que pone en contacto bancos de sangre y hospitales para ayudar a canalizar las donaciones de sangre, informando a los donantes de dónde hace más falta su aportación.