El giro conservador de la política global pilló a U2 con el pie cambiado y un disco que, de repente, se quedaba corto para impartir lecciones de vida en un contexto de pesimismo. Tras su vuelta a talleres, este viernes lanzan por fin dicho álbum en forma de mensaje de amor y concordia en mitad del desierto.

Más reflexivo que ampuloso y más melódico que ácido (aunque no faltan algunas cuerdas ásperas como contrapunto oscuro), Songs of experience (Universal Music) será una realidad tres años después de la primera vez que Bono y los suyos hablaron por primera vez de él, tras editar su contrapartida Songs of innocence (2014).

Las inesperadas victorias del brexit y de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE UU hace casi justo un año trasladaron esa fragilidad personal al ámbito global y de ello dejan constancia canciones como The blackout.

"Los terremotos siempre te pillan en la cama", canta Bono en un momento de la canción, antes de dibujar un panorama poco halagüeño para la libertad: "Las estatus caen y la democracia yace con la espalda contra el suelo".

A través de la producción de Jacknife Lee y Ryan Tedder, además de Steve Lillywhite, Andy Barlow y Jolyon Thomas, U2 ha querido no obstante primar un mensaje constante en sus cuatro décadas de carrera y 170 millones de copias vendidas: el amor.