Corría el año 2011 cuando el veterano grupo de rock reivindicativo Reincidentes se adelantaban al 15M con su disco Tiempos de ira, un alegato en favor del cambio social y en contra de la corrupción de la élite política. Seis años y dos álbumes recopilatorios después –Aniversario y Awkan: Haciendo hablar al silencio-, la banda lanza Vergüenza, un trabajo sin pelos en la lengua en el que la formación habla sobre los temas que más preocupan a la sociedad.

"Por desgracia han cambiado poco las cosas desde Tiempos de ira hasta aquí", destaca Fernando Madina, bajo y vocalista de la banda, en una entrevista con este periódico en Madrid. "Todas las movilizaciones se acaban desgastando, y es cierto que la precariedad laboral, la corrupción… siguen ahí".

En Vergüenza aparecen asuntos como la elección de Trump, el auge de la ultraderecha en Europa, el medioambientalismo o la ley mordaza, un tema que preocupa seriamente al grupo: "Vivimos momentos en los que parece que hablar y llamar a las cosas por su nombre es peligroso, pero no por ello vamos a dejar de hacerlo", critica Madina. "Si a nosotros nos tiene que tocar, que nos toque, aquí estamos", defiende Candy, guitarrista de la banda desde sus inicios.

El grupo también es muy crítico con los medios de comunicación en algunas de sus canciones: "Cuando salió internet todo el mundo pensaba que iba a ser la bomba porque se iba a democratizar la información, pero está todo comprado. ¿Por qué nadie habla de que en Portugal hay un gobierno de izquierdas que funciona? Porque no les interesa", denuncia Madina.

En 2017, Reincidentes han cumplido tres décadas como formación, pero eso no les ha hecho perder las ganas de seguir dando guerra. "Mi padre sí me decía que lo de ser rebelde se me iba a pasar cuando me hiciera mayor", apunta el cantante entre risas. "Yo era como tú cuando era joven, te dicen", apostilla Candy. Sin embargo nada ha podido con las ganas de seguir cantando sobre lo que les da vergüenza.

"¡También hablamos de amor y de irnos de fiesta! No todo va a ser política", explica Madina, que cuenta la cantidad de seguidores que se les acercan para decirles que, gracias al grupo, cambiaron su forma de pensar: "Y no solo fans, también alguna persona que ahora es diputado en el Congreso", remata.