Un estudio dirigido por la Universidad de Bristol, en Reino Unido, ha revelado nuevos detalles sobre las plumas de los dinosaurios y ha permitido a los científicos perfeccionar aún más la representación más exacta posible de cualquier especie de dinosaurio hasta la fecha.

Las aves son los descendientes directos de un grupo de dinosaurios carnívoros y emplumados que, junto con las aves verdaderas, se conocen como paravianos, entre los que se incluye el Velociraptor.

Los investigadores examinaron, a alta resolución, un fósil excepcionalmente conservado del dinosaurio paraviro Anchiornis, del tamaño de un cuervo, comparando sus plumas fosilizadas con las de otros dinosaurios y aves extintas. Las plumas alrededor del cuerpo de Anchiornis, conocidas como plumas de contorno, revelaron una forma de pluma primitiva, recién descrita, extinta, que consiste en una pluma corta con púas largas, independientes y flexibles que salen de la pluma en ángulos bajos para formar dos barbas y una pluma viperina.

Las observaciones fueron posibles gracias a los procesos de descomposición que separaron algunas de estas plumas del cuerpo antes de su entierro y fosilización, haciendo que su estructura sea más fácil de interpretar. Tales plumas le habrían dado a Anchiornis' una apariencia esponjosa en comparación con los cuerpos aerodinámicos de las aves voladoras modernas, cuyas plumas tienen barbas estrechamente cerradas que forman superficies continuas.

Paravianos como Anchiornis tenían múltiples filas de largas plumas en el ala, a diferencia de las aves modernasLas plumas desabrochadas de Anchiornis podrían haber afectado a la capacidad del animal para controlar su temperatura y repeler el agua, posiblemente siendo menos efectivas que las barbas de las plumas más modernas. Este plumaje lanudo también habría aumentado la resistencia cuando Anchiornis se deslizaba.

Además, las plumas en el ala de Anchiornis carecen de las barbas aerodinámicas y asimétricas de las plumas de vuelo modernas, y la nueva investigación muestra que estas barbas tampoco estaban firmemente cerradas en comparación con las plumas de vuelo modernas. Esto habría obstaculizado la capacidad de la pluma para formar una superficie de sustentación. Para compensar, paravianos como Anchiornis tenían múltiples filas de largas plumas en el ala, a diferencia de las aves modernas, donde la mayor parte de la superficie del ala está formada por una sola fila de plumas.

Garras para trepar

Además, Anchiornis y otros paravianos tenían cuatro alas, con largas plumas en las patas además de los brazos, así como plumas alargadas que formaban un fleco alrededor de la cola. Este aumento en el área de superficie probablemente permitió el deslizamiento antes de la evolución del vuelo motorizado.

Para ayudar a reconstruir el aspecto actualizado de Anchiornis, la ilustradora científica Rebecca Gelernter trabajó con Evan Saitta y el doctor Jakob Vinther, de la Facultad de Ciencias de la Tierra y la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol, Reino Unido, para dibujar al animal tal como era en la vida. La nueva pieza representa un cambio radical en las representaciones de dinosaurios e incorpora investigaciones previas.

Los patrones de color para Anchiornis son conocidos a partir de estudios de pigmentos fosilizados, el contorno del cuerpo del animal ha sido construido mediante el examen de fósiles bajo fluorescencia láser y trabajos previos han descrito la estratificación de múltiples niveles de las plumas de las alas. "Los aspectos novedosos del ala y las plumas de contorno, así como las manos y los pies totalmente emplumados, se suman a la representación", apunta Evan Saitta.

"Lo más llamativo es que Anchiornis se presenta en esta obra de arte escalando a la manera de los polluelos hoacín, el único pájaro viviente cuyas crías conservan una reliquia de su pasado dinosaurio, una garra funcional. Esto contrasta mucho con la imagen anterior que coloca a los paravianos encaramados en la parte superior de las ramas como las aves modernas", añade.

"Sin embargo, es poco probable que se posen debido a la falta de un dedo del pie invertido, como en las aves modernas que se posan, mientras que la escalada es consistente con los brazos y garras bien desarrollados en los paravianos. En general, nuestro estudio proporciona una nueva visión sobre la apariencia de los dinosaurios, su comportamiento y fisiología, y la evolución de las plumas, las aves y el vuelo motorizado", concluye.