El cambio de año es probablemente la única celebración masiva que puede poner de acuerdo a más de medio mundo en cuestión de 24 horas. La última noche del año tiene algo mágico. Dejando de lado las reuniones familiares o las fiestas privadas, lo de dar la bienvenida al nuevo año fuera de casa llama cada vez más a los españoles.

Casi todas las temporadas, Londres, Roma y Nueva York se llevan la palma. Pero hay mucho más. Destinos hay miles y todos podrán valer, si queremos, para saludar al 2018. Aquí van sólo algunas ideas.

Mercadillos de navidad en barco
Los mercadillos navideños son un clásico de las fiestas. Descubrir su encanto puede ser un plan muy atractivo para pasar estas fechas que puede mejorar si además se incluye un crucero. La compañía Croisieurope ofrece varios itinerarios por Europa para descubrir, a bordo de un crucero fluvial, lugares emblemáticos de la Navidad como la ciudad de Colmar, Sankt Goarshausen, en el valle del Rin, maguncia, la segunda ciudad más grande de Baviera, Viena, Bratislava o Budapest.

Fuegos artificiales en Madeira
Los amantes del turismo activo pueden optar por Madeira. Esta isla portuguesa del Atlántico ofrece a quienes la visiten la oportunidad de disfrutar de un entorno natural inigualable en el que practicar deportes como el senderismo o la escalada, pero además, en estas fechas, quienes se acerquen hasta allí podrán disfrutar también de los fuegos artificiales de fin de año, considerados como los más bonitos del mundo y que entraron en el libro Guinness de los récords por su espectacularidad.

En Laponia y con Papá Noel
Laponia es el hogar de la Navidad. Aquí, los mayores y los niños pueden disfrutar del hogar de Papá Noel y descubrir las auroras boreales, la naturaleza en estado puro y practicar actividades al aire libre como los paseos en moto de nieve o realizar un safari en un trineo tirado por renos.

¿Quién dice que no podemos acabar el año comiendo las uvas en Times Square?Esculturas de hielo en Holanda
En Zwolle (Holanda), se celebrará este año el Festival de Esculturas de Hielo más grande de Europa bajo el lema 'World Stories' (Historias del Mundo). La cita tendrá lugar a partir del 23 de diciembre y las 100 esculturas de más de 40 artistas se podrán visitar hasta el 4 de marzo de 2018.

Villancicos y belenes en Cracovia
Polonia es un país con una gran tradición navideña, y a pesar de que en todas las ciudades de su territorio se viven estas fiestas de manera muy intensa, la más popular de ellas es la de Cracovia. En la plaza del Mercado de Cracovia, la más grande de Europa, se pueden visitar los puestos de venta de adornos navideños y disfrutar de las comidas y bebidas típicas de la época así como de los villancicos polacos que acompañan a la ciudad durante todas las fiestas.

Mercadillos de Budapest
Hasta diez mercadillos se extienden por las plazas de Budapest para ofrecer artesanía y artículos decorativos a quienes se acercan a pasar allí las fiestas. El mercado más famoso es el de la plaza Vöroösmarty, considerada una de las diez ferias de Navidad más bonitas del mundo y muy popular entre los húngaros y extranjeros, debido a su ubicación en el centro, olores irresistibles y abundante artesanía húngara. De hecho, este es el bazar navideño más grande de Budapest.

Comer las uvas en Nueva York
¿Quién dice que no nos podemos comer las uvas hacerse en Times Square? La famosa plaza de Manhattan se llena de vecinos y turistas durante la noche del 31 de diciembre para recibir al año nuevo y disfrutar del espectáculo que ofrece el descenso del 'Square Ball Drop', el descenso de una gran bola que finaliza con la explosión de miles de confetis. Además, si se viaja a Nueva York durante las navidades, se puede disfrutar de atractivos diversos como los mercados navideños de la ciudad, la iluminación del icónico árbol del Rockefeller Center o las celebraciones locales que cada barrio ofrece.