El uso de los fosfatos como aditivos alimentarios que debate estos días Europa ha desatado el revuelo en diferentes países, también en España, donde se ha hablado de que la Unión Europea podría llegar a prohibir la carne del kebab por llevar esta sustancia debido a los riesgos que conllevan para la salud.

La polémica se ha originado por una nota del Parlamento Europeo titulada "los eurodiputados actúan para bloquear el uso del fosfato en los kebabs". Fuentes del organismo, no obstante, han aclarado la situación a 20minutos y han asegurado quelos fosfatos, salvo excepciones, llevan años prohibidos en los países miembros por su vínculo con el aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares. Dentro de esas excepciones no está el kebab, y el debate que se plantea es si incluirlo.

Un informe de la Autoridad Europea de Salud Alimentaria posterior, no obstante, concluyó que no es posible atribuir el riesgo al consumo de fósforo en general o a los aditivos de fosfatos. Es decir, actualmente la carne de kebab que se comercializa en la Unión Europea y si se ajusta a la legislación no debería contener estos fosfatos.

Después de que la relación entre las enfermedades cardiovasculares y estas sustancias volviera a cuestionarse, la Comisión Europea presentó un "proyecto legislativo" a través del que se plantea permitir el uso de, entre otros, ácido fosfórico y los polifostatos (E 338-452) en la carne de kebab, tanto de cordero, como de tenera o pollo. Las reglas europeas generalmente no permiten este uso en las preparaciones de carne, pero según un comunicado de la Eurocámara cada vez se utilizan más debido a una acumulación de excepciones, para proteger el sabor y retener el agua en la carne.

Esa propuesta llegó el martes a los eurodiputados de la Comisión de Sanidad del Parlamento Europeo, que trataron de bloquearlo con sus votos ante las preocupaciones sobre su "impacto sanitario". El 14 y 15 de diciembre será el turno para que vote la Eurocámara y decida si los fosfatos continúan prohibidos o se permiten algunos y cuáles.

La Autoridad Europea de Salud Alimentaria tiene previsto reevaluar la seguridad de los fosfatos en los aditivos alimentarios de aquí al 31 de diciembre de 2018. Los fosfatos se utilizan hoy en día para aumentar el peso de la carne, debido a sus propiedades para conservar el agua especialmente en la carne en vertical, como es el caso de los doner kebabs. Se trata de una carne que no se consume en casa y por tanto no está etiquetada, y los consumidores no son informados.