El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales —un procedimiento judicial que no siempre acaba en desahucio— se situó en 1.584 en el tercer trimestre, cifra un 43,2% inferior a la del trimestre anterior y un 59,8% por debajo de la del mismo periodo de 2016, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El ministro de Economía,, Luis de Guindos, ha calificado la caída como "buen dato"a  su llegada a la reunión de ministros europeos del ramo. "Y no solo desde el punto de vista de la evolución económica, sino de la propia sociedad española, desde el punto de vista social y de lo que han sido los costes sobrevenidos de una crisis que ya empezamos a dejar relativamente atrás", ha dicho el titular de Economía.

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 51,8% del total de ejecuciones hipotecarias en el tercer trimestre de este año. El 17,5% del total fueron viviendas habituales de personas físicas, el 28,9% correspondió a viviendas de personas jurídicas y el 5,4% a otras viviendas de personas físicas.

Por comunidades autónomas, Andalucía lideró las ejecuciones sobre viviendas en el tercer trimestre, con un total de 1.425, seguida de Comunidad Valenciana (915) y Cataluña (677). En el lado opuesto se situaron Navarra (11), País Vasco (19) y La Rioja (31).

Según el INE, sólo el 0,01% de las viviendas familiares existentes en España (18.515.300) iniciaron una ejecución hipotecaria durante el tercer trimestre de este año. Además, el 59,5% de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas corresponden a hipotecas constituidas en el periodo 2005-2008.